<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">

Cómo analizar tu página web para saber si es óptima

New Call-to-action

¿Está tu página web correctamente optimizada para atraer usuarios? Tener una buena web es el primer paso para generar clientes, ganar tráfico y comunicarte con tu público objetivo, pero ¿qué se considera una buena página web? ¿Qué elementos debe incluir para que se considere óptima para la conversión? Estas son algunas de las preguntas que deberías hacerte para valorar si tu página web actual es correcta o si, por el contrario, necesita algunos ajustes para optimizarla. Pero ¿cómo puedes analizar tu web para llegar a la conclusión de que le faltan elementos para optimizar?

En este post intentaré darte respuesta a todas estas preguntas (y muchas más) para que puedas analizar tu web y establecer tu diagnóstico hoy mismo. ¡Empecemos!

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!

¿Qué significa tener una página web?

Ya te hemos mencionado el término de página web óptima, ya que sobre él va a girar el artículo de hoy, pero ¿qué significa realmente esto? Cuando hablamos de una web óptima nos referimos a una web que cumpla con determinadas características que faciliten cumplir su propósito. De forma general, podríamos establecer los propósitos siguientes:

  • Conseguir más ventas, registros o suscripciones, según el objetivo que te hayas marcado.
  • Conseguir más tráfico y visitas.
  • Posicionarte mejor en los motores de búsqueda (como Google) y que la gente te encuentre más fácilmente.
  • Conseguir despertar el interés de tus visitantes y, por lo tanto, lograr que se queden en tu web y naveguen por sus secciones.
  • Poder dirigirte a tu target e interactuar con ellos.
  • Ganar visibilidad en Internet e incrementar el conocimiento de tu marca.

¿Qué puntos analizar de una página web?

Independientemente del propósito que quieras conseguir con tu sitio, hay una serie de puntos que siempre tendrás que analizar para comprobar si tu página web está lista para convertir o si, por el contrario, tienes que aplicar algunos cambios que te ayuden a mejorar su optimización. Vamos a ver los puntos más importantes que debes tener en cuenta en el análisis de tu web:

1. Objetivo

Aunque hayamos visto los múltiples propósitos de una web, deberás analizar cuál es el objetivo principal de tu página. Es importante definir este punto, ya que este dependerá del tipo de página web que tengas. Y es que es normal no solo encontrarnos páginas web corporativas, sino también landing pages, ecommerces, blogs, etc. así que lo más probable es que se tenga un objetivo concreto en cada una de ellas. Conocerlo te ayudará a saber qué mejoras implementar.

Piensa para qué va a servir tu página. Te propongo que pienses en tu objetivo final y que te hagas preguntas como estas:

  • ¿Quieres vender?
  • ¿Conseguir registros?
  • ¿Dar a conocer tu marca?
  • ¿Ofrecer contenido de calidad para tus lectores?
  • ¿Tienes varios objetivos de este tipo?

No es lo mismo contar con un ecommerce, donde los productos deberían estar muy visibles, que con una web corporativa, donde querrás enseñar claramente a qué te dedicas y qué ofreces; y, por otro lado, quién eres y cuál es tu filosofía. ¡Este es un buen comienzo!

2. Contenido

En función del objetivo del que te hablaba antes, querrás mostrar un contenido u otro, pero siempre debes responder a las preguntas que se pueden hacer tus usuarios. Por ejemplo, las personas que entran en tu web, ¿por qué lo hacen? ¿Qué esperan encontrar? En función de esto podrás establecer una jerarquía de información para colocar, en primer lugar, lo que más interesa a la gente o lo que te resulta más rentable mostrar.

Como ejemplo te pongo esta web de Amazon, donde vemos que en la home o página de inicio podemos encontrar las secciones más populares y una concreta para el día del padre. Son temas que interesan al público cuando se acercan estas fechas. También vemos que el primer elemento que aparece es un Kindle, que es un producto oficial de Amazon y, posiblemente, un objetivo de venta.

web amazon

Te pongo otro ejemplo. En la home de InboundCycle vemos que lo más destacado son los servicios que ofrecemos, ya que esta web es nuestra ventana para la venta de estos servicios. También aparece como destacado HubSpot, ya que, como empresa partner Elite de HubSpot, también nos interesa potenciarlo.

Para poder hacerlo, antes hemos analizado a quién queremos dirigirnos, un trabajo previo que consideramos esencial y que tú también deberías tener en cuenta.

inboundcycle-web

Ahora que has identificado a quién te quieres dirigir y qué le quieres ofrecer, es hora de que empieces a pensar en el próximo contenido, porque otro de los aspectos esenciales es ofrecer contenido actualizado. Y con ello no solo nos referimos al contenido cambiante, sino a otras páginas más estáticas, como la página de contacto, la de equipo o incluso el copyright del footer de la web.

Si lo que tienes es un blog, también es muy recomendable ir actualizando los artículos. Mi compañera Mireia lo explica muy bien en este vídeo. Como consejo, te recomiendo que solo promociones contenido actual y que aporte valor para lograr un interés creciente.

Otro tip es que aproveches todas las páginas que tienes para colocar contenidos, enlaces, ofertas, o CTA, que se orientan a un objetivo concreto. ¿Has pensado en introducir contenido incluso en la página 404? Todos estos pequeños cambios te ayudarán a conectar mejor con tu público objetivo y estar un paso más cerca de conseguir tu objetivo.

3. Diseño y branding

Pese a que puede ser uno de los elementos más subjetivos, el diseño es esencial para tener una página web atractiva, llamativa y agradable (no queremos que nadie salga huyendo nada más entrar en tu web, ¿verdad?).

Hablo del diseño en tercer lugar porque te servirá para poner en práctica todos los elementos anteriores, es decir, resaltar unos elementos más que otros, prestar atención al contenido, establecer una jerarquía de la información… Podrás orientar al usuario allá donde más te interese que se dirija. 

Además, tal como te comenté con el contenido, el diseño también se tiene que actualizar. Los estilos y tendencias cambian, y tienes que adaptarte a ello, dando constantemente una sensación de novedad, experiencia y actualización. ¡Tú puedes!

Relacionado con el diseño, puedes analizar si tu web sigue un branding, es decir, que el diseño tenga una idea detrás, que tenga una relación con tu empresa y tu marca y con tus objetivos. Y que todas tus páginas sigan de forma consistente ese branding e imagen de marca. De esta forma darás una sensación de unidad que dará fuerza y potenciará tu marca para que así sea reconocible. Si los usuarios pueden relacionar tu marca con tu diseño (ya sea logo, paleta de colores, etc.), conseguirás posicionarte en la mente de tu público objetivo de manera más sencilla. Esto lo podrás conseguir asegurándote de que todas tus comunicaciones (de la forma que sean: páginas web, campañas de email, eventos offline, etc.) sigan este branding como hilo conductor.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

4. Usabilidad

La usabilidad se refiere a la experiencia del usuario cuando entra y navega en tu web. Cuando consigas que alguien entre en tu página, querrás que se quede el mayor tiempo posible, ¿verdad? Para ello, debes analizar lo que se conoce como la usabilidad de tu web.

Si el usuario no entiende tu web lo suficiente o no encuentra lo que busca, puede cansarse y abandonarla, y, por tanto, todo ese esfuerzo que has hecho en el diseño, contenido y puesta en marcha de la estrategia puede irse al traste en un abrir y cerrar de ojos.

Además, esta mala imagen que se hace de la web puede trascender a la marca. Esto es especialmente importante en un ecommerce, cuyo proceso de compra debe ser fácil de principio a fin. Si algo falla, ¡venta perdida! Para evitarlo, voy a hacerte algunas sugerencias:

  • Fíjate en la estructura de la web o su arquitectura:
    • ¿Tiene menús y submenús que siguen una lógica?
    • Cuando estás en una página, ¿es fácil volver al menú anterior?
    • ¿Queda claro qué secciones hay y es fácil acceder a todas ellas?
  • Existen algunas normas preestablecidas que son conocidas por los internautas y es recomendable seguir, como situar el menú principal en la franja superior; que la información de contacto, aviso legal y política de privacidad vayan en el footer; o que también en el footer se incluya un menú con todas las secciones que existen en la web.
  • Todas las páginas deben ser accesibles y tiene que ser fácil llegar a ellas. Lo ideal es que no haya ninguna página a la que haya que acceder mediante más de tres clics.
  • No te olvides del diseño responsive, que afecta directamente a la usabilidad. Piensa que ahora mismo ya hay más usuarios navegando por Internet en móviles que en ordenadores, por lo tanto, el diseño tiene que ajustarse a los distintos tamaños de pantalla de los dispositivos móviles. Si no cuentas con una web responsive, no solo puede resultar molesto navegar, sino que algunos elementos pueden no verse o no ser accesibles.
  • Asegúrate de que todo el contenido es legible y entendible, que la tipografía es agradable, que los enlaces que sean clicables estén bien visibles y que los iconos representen la función que tienen y que sean universalmente entendibles.
  • Permanece atento a los bugs, ya que no hay nada más molesto. Comprueba constantemente que no los haya y soluciónalo cuanto antes. Si te va a llevar tiempo hacerlo, incluye un mensaje para que el usuario sepa que te estás encargando de ello, ¡te lo agradecerá!
  • Velocidad de la página: intenta que la página cargue lo más rápido posible para evitar que los usuarios se vayan.
  • Seguridad: dentro de la usabilidad, quizá este es el punto que puede parecer menos importante, ya que no todos los usuarios se fijan en esto, pero habrá muchos que sí y cada vez más, así que asegúrate de que tu web tiene una conexión segura (un certificado SSL, es decir, está en https).

5. CRO

Todos los puntos anteriores también deberían llevarte a analizar el CRO de tu página, es decir el “Conversion Rate Optimization”. Ya sea en una compra o en una suscripción, deberás analizar en qué lugares tienes incluido el primer paso para esta conversión. Para ello te sugiero que te hagas las siguientes preguntas: ¿queda visible?, ¿llama la atención?, ¿tiene sentido ese lugar?, ¿molesta al usuario? Además de esto, para mejorar el CRO también tienes que analizar el copywriting que acompaña a los usuarios en su viaje hasta la conversión. En este caso, la pregunta estrella que debes hacerte para valorar si tu copy es el adecuado es la siguiente: ¿queda claro qué acción se realizará y cuáles serán los siguientes pasos?

6. SEO

Para que entiendas a la perfección el término, te invito a leer este artículo. Sus siglas corresponden a “Search Engine Optimization”, es decir, optimización para los motores de búsqueda (por ejemplo, Google), y son aspectos a tener en cuenta para aplicar en la web con el objetivo de que aparezcas mejor posicionado en los motores de búsqueda. Así, si un usuario busca, por ejemplo en Google, un concepto que puede estar relacionado con tu página, podrás salir en las primeras posiciones y tendrás más opciones de que la persona clique en tu página.

De hecho, ¿sabías que el 71% de los clics se hacen en los primeros 10 resultados de la página?

Hablamos de este punto ahora, ya que la principal norma de SEO es que, si cualquier elemento es negativo para el usuario y su experiencia, también lo será para el posicionamiento. Así pues, si optimizas los puntos que hemos visto sobre contenido y usabilidad, los motores de búsqueda también te posicionarán bien.

Aun así, vamos a ver otros aspectos que te pueden ayudar con el SEO:

  • Velocidad de la página: como hemos visto, cuando la carga es lenta crea un perjuicio para el usuario, y los motores de búsqueda lo ven como algo negativo que hay que penalizar. Si quieres comprobar tu velocidad de página y saber qué elementos deberías modificar para mejorarla, puedes comprobarlo aquí: https://developers.google.com/speed/pagespeed/insights/.
    • Algo clave es comprimir o reducir las imágenes de tu página si son muy pesadas o muy grandes.
  • También hemos visto en el punto anterior la seguridad. Los motores de búsqueda también ven imprescindible que tu web tenga una conexión segura.
  • Diseño responsive: este punto tambiñen es de gran importancia. Con esta herramienta podrás comprobar que lo es: https://search.google.com/test/mobile-friendly.
  • Lo que busca tu usuario y el contenido de tu web deben estar muy relacionados, por lo tanto, tienes que usar keywords, tanto en el título como en la URL y en el contenido. Hay herramientas que te hacen sugerencias y te muestran si esas palabras clave tienen muchas búsquedas y si tienen mucha competencia, es decir, si son trabajadas por muchas páginas.
  • Backlinks: otro aspecto muy importante es que otras páginas enlacen contenido hacia la tuya, lo que significa que te tienen como referencia, es lo que se conoce como “backlinks” o “enlaces de referencia”. Para los motores de búsqueda, esto es sinónimo de que eres bueno, experto en tu temática, y te puede hacer subir posiciones. Puedes realizar colaboraciones con otros portales para conseguirlo.
  • Linking interno: de la misma manera, es esencial que enlaces páginas de tu propia web. Cuantos más enlaces incluyas de una página concreta, más importancia tendrá para Google.
  • Comprueba que tus páginas están indexadas, es decir, que los motores de búsqueda las está revisando y que aparecen en sus resultados. Si no, por más optimización que realices no aparecerás cuando un usuario busque un término. Tu departamento IT podrá ayudarte con esto.
  • Datos estructurados: es un tipo de información que puedes añadir en tu página para que aparezca directamente en los resultados de búsqueda. Dependiendo del tipo de página que tengas, te puede ser muy útil. Aquí tenemos un ejemplo de una receta y podemos ver como en el resultado aparecen las valoraciones, el tiempo de cocción de la receta, una foto, etc. Esto puede ayudarte a conseguir más clics en tu resultado.

Además, hay agencias especializadas en SEO que podrán echarte una mano con todo lo anterior. ¡Confía en los profesionales!

7. Temas legales

Es importante, sobre todo si recibes visitas de usuarios de dentro de la Unión Europea, que también revises que cumples con la legalidad en cuanto a privacidad de la información. Deberás cumplir con las normativas a nivel de cookies y a nivel de captación de datos. Este tema es de vital importancia para evitar sanciones económicas y legales, así que consulta con un especialista qué temas legales afectan a tu web, ya que, dependiendo del uso que le vayas a dar (ventas, captar leads, remarketing…), tendrás que aplicar una normativa u otra.

Hacer testeos

En muchas de estas áreas no habrá una verdad absoluta sobre qué es lo más efectivo o qué funciona mejor para el objetivo de tu página. Para ello te recomiendo hacer pruebas o test A/B variando solo un elemento y ver cuál de las opciones tiene mejores resultados. Sobre todo, para temas de copywriting y CRO.

Para hacerlo, es mejor aprovechar alguna herramienta que te permita mostrar una opción a la mitad de los usuarios y la otra a la otra mitad. Algunos CMS, como HubSpot, permiten hacerlo, o plugins de WordPress. También hay varias plataformas externas a los CMS que lo realizan. Incluso existe una propia de Google (Google Optimize) que está integrada con Google Analytics.

Pero, si no, también puedes hacerlo de forma manual y más rudimentaria, aunque los datos no sean tan fiables, cambiando directamente algún elemento de tu página y viendo si mejoran los resultados.

Herramientas para analizar tu página

Aunque durante el artículo hemos ido viendo distintas herramientas que puedas usar para comprobar ciertas características de la página o realizar algunas optimizaciones, vamos ahora a ver brevemente algunas herramientas que te pueden servir de forma genérica a la hora de analizar tu página:

  • Google Search Console: esta herramienta te permite ver qué páginas están indexadas en Google, su velocidad, su responsive, si dan algún tipo de error, etc.
  • Google Analytics: te servirá para analizar el alcance de tu página, sobre todo visitas, pero también otros comportamientos de los usuarios a través de los eventos de GA.
  • Semrush / Moz / Ahrefs: estas herramientas te realizan auditorías SEO donde puedes ver tu posicionamiento en Google y mejoras SEO que puedes llevar a cabo para escalar posiciones en los buscadores.
  • Hotjar: te permite monitorizar el comportamiento de los usuarios (por dónde navegan, dónde hacen clic, etc.). Esta herramienta se engloba dentro de los mapas de calor, ideal para que puedas reestructurar tu web a partir del comportamiento de los usuarios en ella.
  • Preguntar al usuario: en tu propia página puedes incluir pequeños chats, cuestionarios o formularios preguntando la opinión al usuario, ya sea acerca de la usabilidad de tu web o de qué contenidos le interesan, etc.
  • Análisis de la competencia: otra forma para saber qué mejoras implementar en tu página es analizar tu competencia. Aquí te contamos más.

Y hasta aquí este artículo. Espero que te haya servido como punto de partida y para reflexionar sobre qué elementos deberías analizar y mejorar de tu web. Como te he comentado, no hay una ciencia exacta sobre lo que mejor funciona, pero sí que te puedo asegurar que analizar estos puntos es el primer paso que debes seguir para optimizar tu web. Luego los test A/B te ayudarán a ir encontrando la combinación ganadora para tu público objetivo.

Me encantaría que me contases, en los comentarios, si lo has aplicado y si has obtenido resultados. ¿Te animas?

New Call-to-action

También te pueden interesar...

¿Qué es el test A/B?
Qué es el ROI y cómo calcularlo
Objetivos SMART o inteligentes: qué son, pasos para definirlos y ejemplos

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos