<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los secretos del reach (o cómo ser encontrado)

9733284483_e147eda73b_z-(1)

Tener un buen reach (alcance) implica la capacidad de una empresa de encontrar a su audiencia y ser visible para su público objetivo. Es la forma de conseguir que los contenidos que ha creado tengan la difusión que necesita.

Al contrario de lo que podría parecer, no es necesario estar en todas las redes sociales, sino en aquellas donde se encuentra el consumidor final tipo del producto o servicio que se está ofertando. Por eso, antes de decidir en qué red social quieres tener presencia, debes conocer las motivaciones de tu público objetivo.

La estructura de difusión en redes sociales

Si representáramos gráficamente una estructura de difusión, encontraríamos en el centro la página web o blog de la empresa y alrededor las diferentes redes sociales en las que participa. La página web o el blog es el territorio propio donde se publican los contenidos en primera instancia. En cambio en las redes sociales existe dependencia del canal (por ejemplo si desaparece), ya que la empresa participa como un usuario más.

Por ello es muy importante que la difusión se establezca desde el blog o la página web hacia las diferentes redes sociales. Por un lado, el objetivo buscado es que cuando un usuario consulte este contenido, visite la página web o el blog provocando un crecimiento del tráfico y una conversión final. Es decir, que pase de ser un usuario anónimo a una persona con nombre y apellido interesada en el producto o servicio y finalmente un cliente. Por otro, al establecer la difusión en esta dirección, la empresa no depende de las decisiones o políticas que se toman en los comités de dirección de las diferentes redes sociales.

El plan de Social Media Marketing

A la hora de realizar el plan de Social Media Marketing, la empresa debe identificar dónde se encuentra su audiencia y así seleccionar las redes sociales más adecuadas y decidir cuáles son los mejores momentos para publicar.

Es vital también conocer cuáles son las rutinas de la audiencia para saber cuándo los posibles clientes van a estar conectados en esas redes sociales. Establecer los momentos de publicación cuando el público está mas activo conducirá a lograr un mayor impacto y una mayor difusión del contenido.

Ejemplo: La empresa que vende un juguete para niños.

Imaginemos una empresa que produce y distribuye un juguete para niños pequeños. El público objetivo de esta empresa son mujeres de 25 a 35 años que son trabajadoras y tienen hijos, pues son las que tomarán la decisión de compra. A la hora de diseñar la estrategia de Social Media Marketing habrá que tener en cuenta que estas madres no estarán disponibles hasta una franja horaria del día muy tardía. Su rutina es estar trabajando en la oficina durante el día y atender a sus hijos cuando llegan a casa. Por tanto, la hora en la que desde la empresa de juguetes se deben publicar los contenidos es a partir de las ocho o las nueve, momento en que los niños están dormidos y las madres tienen tiempo para ojear sus redes sociales.

La importancia de medir

Cada red social tiene un funcionamiento diferente dependiendo de su naturaleza, por lo que hay que medir los resultados continuamente. Cada vez que se publica un contenido debe realizarse un análisis para determinar si ese contenido ha llegado al público objetivo. De esta manera se terminará estableciendo cuál es el mejor momento para publicar. A través del ensayo y error, de la publicación a distintas horas y en diferentes días de la semana, será posible identificar el momento óptimo y establecer la frecuencia de publicación. Es mejor publicar poco y de calidad en el momento adecuado que abrumar con mucho contenido de menor calidad.

Hechos contrastados de diferentes redes sociales:

  • En Twitter es mejor publicar por las mañanas que por las tardes.
  • En Facebook los contenidos funcionan mejor a última hora de la tarde, especialmente los domingos por la tarde. La gente suele estar algo deprimida porque el lunes tiene que ir a trabajar y se queda en casa normalmente.
  • Si el sector es ocio o entretenimiento, por ejemplo una discoteca o un cine, es imprescindible publicar el fin de semana, que es cuando se consulta este tipo de información.
  • En Linkedin se deben evitar los fines de semana. Por su naturaleza de red profesional, sus usuarios están más activos durante la semana.

 

Tácticas para ampliar la difusión

Se pueden utilizar diferentes tácticas para ampliar la red de contactos y con ello la difusión:

  • Contenidos de calidad: cuanta más cantidad más viralidad, es decir, los contenidos se comparten más y llegan a más personas, que se convierte en seguidores. Se crea un efecto de bola de nieve.
  • Relaciones públicas 2.0: consiste en aprovechar la necesidad que los medios online y portales tienen de noticias para enviarles contenido y que lo publiquen.
  • SEM: anuncios pagados en buscadores y redes sociales.
  • SEO: optimización de contenidos.
  • Intercambio de posts/tweets/etc... en diferentes redes.
  • Influencers: personas expertas en un tema y con buena reputación online. Se trata de que estas personas prueben tu producto y lo recomienden, o bien que fabriquen contenido para tus redes sociales. Esto atraerá a los seguidores de estas personas influyentes hacia tus canales.

New Call-to-Action

Fuente imagen; Flickr/ePublicist

También te pueden interesar...

Voice search: los buscadores del futuro ya están aquí
¿Cómo generar contenido optimizado para tu estrategia de posicionamiento SEO?
4 claves para posicionar tu tienda online en Google

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos