<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La balanza del engagement versus la conversión en un blog en el marketing de contenidos

Primeramente debemos definir qué se entiende por blog: es un medio social o herramienta de comunicación muy versátil con el que llegar a conseguir diversos objetivos.

Así, aunque su primer objetivo fue básicamente una forma de expresión personal, en poco tiempo las empresas también lo empezaron a utilizar para conseguir algo más que simplemente darse a conocer. Concretamente, se empezaron a utilizar con dos objetivos muy diferenciados:

Unas empresas priorizan el engagement, con resultados más enfocados a largo plazo.

Otras priorizan la conversión a ventas, buscando en este caso resultados en un plazo más corto de tiempo.

Ambos enfoques caben dentro de lo que llamamos el marketing de contenidos.

 

Relación versus Compra

En este sentido, los posts que buscan el engagement de los usuarios están orientados a empezar y a mantener una relación con ellos.

Las interacciones que hace el usuario, como pueden ser comentar, recomendar en redes sociales o mostrar su aprobación con algún ‘Me gusta’ o tuit, son reacciones que no desembocan en una compra: el impulso es el de creer que la empresa comprende o siente lo mismo que ellos, en definitiva, que tienen algo en común más allá de un producto.

En cambio, un blog que tiene que contabilizar casi a diario sus resultados no puede permitirse el lujo de establecer únicamente este tipo de relación. Sus contenidos serán mucho más directos, pensados para convencer y persuadir hacia la compra. La relación que busca directamente de clinte, no de posible cliente que quizá acabe comprando dentro de un año.

Persona versus Google

El centro de toda estrategia de contenidos debería ser el perfil de las personas a las que se dirigen. Para esas personas es para quien se crean los contenidos hasta el punto de personalizarlos con sus palabras y su modo de comunicarse. De este modo, las empresas comparten ese lenguaje con ellos y por eso los usuarios se sienten atraídos y creen que es posible establecer esa relación.

Una de las formas de llegar a estas personas son los buscadores y por eso muchas empresas se esfuerzan en personalizar lo que publican en su web o blog para que Google pueda entenderlo bien. Es importante obtener el equilibrio entre el contenido que el usuario quiere escuchar de nosotros y el que tenemos que crear para posicionarnos en buscadores, ya que no siempre coinciden y si nos centramos más en uno que en otro podemos llegar a crear contenido inútil para los objetivos de negocio.

Lectura versus indexación

Hay que tener en cuenta que al optimizar un texto para buscadores nos fijaremos en cuestiones técnicas que facilitan la correcta indexación de los contenidos, mientras que al enfocar el texto para las personas nos preocuparemos más de que el formato de lectura sea el óptimo.

Como conclusión podríamos decir que en el equilibrio está la clave del éxito. Poner los objetivos de engagement y de conversión en una balanza es la única forma de controlar los deseos por conseguir alguna de las cosas: ni dejarse llevar por la conversación con los usuarios ni impactar constantemente al usuario con llamadas a la acción.

Por Eva Sanagustín http://www.evasanagustin.com/

agencia de marketing de contenidos

 Source: http://www.loqueyotediga.net/wp-content/uploads/2009/12/50pelisantesdemorirCasablanca03.jpg via http://pinterest.com/inboundcycle/ 

También te pueden interesar...

Optimización web para captar clientes: el blog como aliado
Viralidad en tus artículos: 7 tips para conseguirlo
10 consejos que mejorarán la experiencia de usuario de tu página web

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

email Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos