<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">

Growth hacking e inbound marketing: cómo se relacionan y ejemplos de acciones

New call-to-action

¿Cuántas veces has escuchado el término “growth hacking”? Este concepto parece estar a la orden del día, pero la realidad es que ya hace varios años que se habla de él. Como es habitual, se trata de una técnica que empezó siendo muy popular en Estados Unidos y que ya ha llegado de pleno a España y Latinoamérica.

Con el growth hacking, le damos la vuelta a las estrategias de marketing más tradicionales para conseguir un crecimiento exponencial de usuarios, tal y como han hecho empresas como Facebook, Amazon o Airbnb.

¿Quieres saber cómo estar al día y ponerlo en marcha? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el growth hacking?

El growth hacking es un conjunto de técnicas y herramientas que tienen como objetivo generar un rápido crecimiento para la empresa, con el mínimo gasto y el menor esfuerzo posible

Si analizamos las palabras que conforman el concepto, vemos lo siguiente:

  • Growth: crecimiento.
  • Hacking: de hackear, o la habilidad de programar soluciones creativas para resolver problemas de la vida real.

Como te decía, su premisa principal es crecer. Cada acción que realicemos en esta dirección irá destinada a hacer crecer la empresa. 

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!

Un término relacionado con el marketing digital y las start-ups

Como hemos visto, el growth hacking tiene unos objetivos muy claros: conseguir, con el mínimo gasto y esfuerzo posibles, aumentar de forma rápida y notoria el volumen de usuarios, ingresos o popularidad de una empresa. En definitiva, se trata de hacer crecer una empresa sin utilizar para ello grandes recursos, especialmente económicos, pero también de otra índole, como, por ejemplo, de personal, técnicos, de infraestructuras o logísticos.

No es de extrañar, pues, que el growth hacking impactara en sus inicios especialmente en las start-ups, ya que, por definición y su carácter emergente, se trata de empresas que no suelen contar con grandes posibilidades económicas, ni tampoco potentes inversiones, para poner en marcha los métodos más tradicionales de crecimiento.

El growth hacking es, en definitiva, una forma distinta de conceptualizar los productos y servicios generados por una empresa, de manera que lleguen al máximo número de personas posibles. ¿Hay lugar para ello en tu estrategia de marketing?

La respuesta a la pregunta anterior debería ser “sí”. Y es que si estás desarrollando una estrategia inbound, el growth hacking ya forma parte de esta. Las estrategias inbound y la automatización del marketing hacen que los negocios crezcan, ya sea cerrando más ventas, fidelizando a tus clientes o bien aumentando la captación.

¿Cómo estar al día de las técnicas de growth hacking?

Las nuevas tecnologías avanzan a una velocidad exponencial y la digitalización empresarial es imprescindible para estar a la altura de esta nueva realidad, por lo que cada vez más profesionales ven la necesidad de incluir estas técnicas de crecimiento en sus empresas. 

De hecho, si ya conoces el concepto growth hacking y quieres aprender más técnicas para incrementar tus ventas, te recomendamos asistir a un evento como el Let’s Talk About Growth. La tercera edición de este evento de growth marketing y growth strategy tendrá lugar el próximo jueves 25 de febrero en streaming, y es totalmente gratuito.

Si quieres aprender más sobre tendencias de marketing digital en tiempos de incertidumbre como el actual, automatización de procesos, growth loops, inteligencia artificial como palanca de crecimiento, entre otros, puedes inscribirte a Let's Talk About Growth aquí.

Growth Marketing

Las fases de trabajo del growth hacker

El growth hacker es un profesional con perfil analítico y, a la vez, muy creativo, y utiliza estas aptitudes para poner en marcha un proceso de crecimiento de la empresa dividido en las siguientes fases:

  1. Buscar encaje entre producto y mercado. Hace un análisis exhaustivo del producto o servicio de la empresa que se desea potenciar, viendo cómo encaja actualmente en el mercado y cuáles son sus puntos fuertes y sus debilidades.
  2. Encontrar relación entre funcionalidad y marketing. Redefine las características del producto, encontrando las funcionalidades que, en sí mismas, puedan formar parte del marketing. Por ejemplo, una aplicación de ecommerce a la que podemos acceder con nuestra cuenta de Facebook y Twitter.
  3. Potenciar y viralizar. Potencia los puntos fuertes u oportunidades de mejora, y trata de darles la máxima visibilidad convirtiéndolos en virales. Una gran idea de growth hacking fue la que puso en marcha Dropbox en sus inicios: ¡ofreciendo espacio gratis!
  4. Fidelizar y mejorar. La fidelización de los clientes y la consecución de nuevos no es compatible con una actitud condescendiente, pasiva y conformista de la empresa. Es necesario esforzarse al máximo para ir añadiendo mejoras y nuevas funcionalidades, tanto en los productos y servicios ofrecidos por la empresa como en su funcionamiento interno, especialmente la parte de atención al cliente.
  5. Repetir. Como buenos marketers, en cuanto hemos encontrado el sistema, debemos repetir el proceso una y otra vez para seguir encontrando nuevas acciones a poner en marcha y diferenciarnos de la competencia.

Se podría decir que el growth hacker está en la punta de la pirámide de los expertos de marketing digital, cuyo objetivo es escalar y hacer crecer la organización. El norte de un growth hacker son los usuarios, se trata de un perfil que domina todas las técnicas de marketing para poner en marcha estrategias disruptivas, originales y creativas.

El growth hacking en el inbound marketing: 7 ejemplos de acciones a poner en marcha

Es posible que ya te hayas dado cuenta de que el growth hacking y el inbound marketing comparten objetivos y filosofía de trabajo. Ambas disciplinas intentan atraer usuarios y convertirlos en registros (leads) y clientes mediante técnicas novedosas (diferentes de la forma tradicional de hacer publicidad) y sin poner en marcha grandes inversiones económicas. ¡Te contamos algunas!

¿Qué técnicas podrían considerarse growth hacking dentro de una estrategia de inbound marketing?

La respuesta es bastante sencilla: todas aquellas ideas que se caracterizan por ser originales y efectivas (y a veces efectistas) y que provocan un retorno de la inversión (ROI) adecuado, puesto que no precisan de grandes gastos.

Veamos algunos ejemplos:

  1. Potenciar las novedades en redes sociales. Las diferentes redes sociales continuamente sacan muchas novedades de las que las empresas nos podemos aprovechar. Si encaja con tu público, te recomendamos que seas de los primeros en explorar y utilizar las nuevas funcionalidades. De este modo, aprenderás antes que la competencia y te diferenciaras ante tu público al avanzarte a usarlas. 
  2. Lanzar el mismo producto como si fuese nuevo. Aunque parezca que hacemos trampa, nos referimos a que podemos ofrecer el mismo producto o con alguna pequeña modificación a otros sectores del mercado que también les pueda encajar. La clave está en crear círculos de acción más reducidos, de modo que envías mensajes más personalizados y tus contactos van a pensar que has elaborado algo nuevo para ellos, haciéndoles sentir especiales.
  3. Realizar test A/B. Esta es una herramienta que todos tenemos a nuestro alcance y que deberíamos potenciar más. No solo para mejorar los ratios de conversión de nuestras landings y páginas webs, sino de los emails, las llamadas a la acción… de este modo sabremos qué nos funciona mejor y obtendremos mejores resultados haciendo lo mismo. 
  4. Crear invitaciones exclusivas. Un blog o las redes sociales pueden ser el canal ideal para ofrecer invitaciones exclusivas para acudir, por ejemplo, a la presentación offline de un producto o una demo. Se trata, sin duda, de un método eficaz para atraer clientes y fidelizarlos.
  5. Realizar acciones de gamificación. Consiste en crear pequeños juegos dentro de los productos con el fin de seducir a los usuarios, haciéndoles partícipes de nuestros productos o sus novedades a cambio de pequeñas recompensas. Ellos se divierten y tú aprovechas para hacerles ciertas preguntas y conocerles mejor, así que podrás aprovechar esta información para acercarte de manera mucho más personalizada a tu público. 
  6. Viralizar contenidos. Se pueden viralizar los contenidos adoptando un formato y un tono diferente. Por ejemplo, un vídeo divertido y con toques de humor para explicar las nuevas funciones del software de citas que acabamos de lanzar.
  7. Aprovechar la competencia. Si tu competencia tiene más recorrido que tú, puedes aprender de ella. Investiga de qué canales consigue más tráfico, dónde publicita el producto, qué palabras clave trabaja, regístrate en su newsletter… con todo ello podrás hacerte una idea de qué hacen ellos que vosotros también podríais hacer.

Growth Marketing

Ahora que sabes en qué consiste, ¿qué opinas del growth hacking? ¿Piensas que podría ayudarte a hacer crecer tu negocio? ¿Se te ocurren métodos diferentes a los citados para integrar esta práctica en tu estrategia de inbound marketing? Si tienes algo que contarnos y te apetece compartirlo con nosotros ¡no lo dudes: escríbenos en el área de comentarios!

New call-to-action

También te pueden interesar...

¿Cómo vender en redes sociales? [tiendas en Facebook, Instagram y WhatsApp]
Nuevo panel de Instagram para profesionales
HubSpot vs WordPress: ¿cuál es el mejor CMS para ti?

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos