<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">

Qué son las redirecciones 301 y 302 y cómo configurarlas

New Call-to-action

Siempre que tenemos que hacer redirecciones del tipo 301, 302 o de otro tipo suelen surgir las mismas preguntas. Te cito algunas de las más habituales: ¿está mi página web preparada para ello? ¿Qué tipo de redirección es la más adecuada para mi caso? ¿Perderé todo el trabajo de SEO que he hecho hasta el momento? ¿Me penalizará Google? ¿Qué ocurre si un día elimino las redirecciones? Y, sobre todo: ¿cómo se hacen?

En este artículo intentaré darte una respuesta a todas estas cuestiones para que tengas un poco más claro el camino a seguir en cada caso. ¡Es muy sencillo!

Qué son las redirecciones 301 y 302

Explicado de un modo muy resumido, las redirecciones 301 y 302 son una forma de decirle al crawler de Google o a su robot de rastreo que la URL de una página web ha cambiado de manera permanente o temporal.

Se trata de hacer una especie de reenvío para que, cuando un usuario carga la URL antigua/original se le redirija automáticamente a la dirección URL nueva que hemos aplicado, sin que este sea apenas consciente. Si no se hace una redirección y se mueve o se elimina la URL, cualquier usuario que tenga la dirección de URL antigua verá un error. Por no hablar de los backlinks que apuntaban a esa URL y nos estaba dando buenos resultados.

Siempre que entendamos para qué se utilizan las redirecciones y cómo podemos hacerlas, no hay por qué angustiarse si nos vemos en la situación de tener que emplearlas.

Veamos ahora con más detalle en qué consisten.

redirecciones-301-302-esquema

La redirección 301

Cada vez que se introduce el código 301, que es un código de estado HTTP, estamos ante una redirección de tipo permanente, que se utiliza cuando la dirección URL de una página se ha modificado.

Asimismo, esta fórmula también puede resultar útil cuando creamos una nueva página (por ejemplo, un post) con contenido actualizado de otra ya existente y queremos evitar que Google nos penalice el ranking de dichas páginas por contenido duplicado.

Cuando aplicamos una redirección 301 a una URL que ya está bien posicionada en los buscadores de internet, la próxima vez que el robot (o bot) de Google u otro buscador visite esa página, entenderá que la URL ya está obsoleta y la sustituirá por la nueva URL a la que apunta la redirección.

A los ojos de Google, al hacer una redirección 301 contamos con una nueva URL que mantiene el mismo peso y autoridad que ha acumulado la anterior. Ahora bien, para que esto sea del todo así, se debe hacer correctamente.

Aquí tienes algunos ejemplos de circunstancias en las que podemos recurrir a una redirección 301:

  • Cuando debemos hacer un cambio de dominio.

  • Cuando hemos de realizar un cambio en las URL para que sean semánticas (o amigables).

  • Aprovechar el posicionamiento de un post antiguo ya obsoleto para crear un artículo nuevo con un contenido de mayor calidad y actualizado.

  • Para hacer un cambio de estructura de la arquitectura web. Ejemplo: noticias.inboundcycle.com/blog/posts-tips a inboundcycle.com/blog.

  • Para resolver o prevenir problemas por contenido duplicado (algo muy común cuando hacemos un cambio del nombre de dominio).

  • Para solucionar canibalizaciones entre dos o más páginas que, por tener contenido muy similar o competir por las mismas keywords, están mal posicionadas.

  • Para implementar las SSL y hagas una migración de ‘http’ a ‘https’.

Una vez hemos aplicado nuestra redirección o redirecciones, no es necesario que estas estén permanentemente activas. De hecho, se calcula que en unos seis meses ya se habrán propagado todas las nuevas URL a Google. Pese a todo, es recomendable esperar un año antes de comenzar a eliminar las redirecciones.

La redirección 302

El código 302 señala una redirección temporal. Uno de los rasgos más notables que la diferencian de una redirección 301 es que, en el caso de las redirecciones 302, no se traspasa la fuerza del SEO a la nueva URL. Esto es debido a que esta redirección ha sido diseñada para utilizarse cuando existe la necesidad de redirigir contenido a una página que no será la definitiva. Así, una vez eliminada la redirección, la página original no habrá perdido su posicionamiento en los buscadores.

Aunque no es muy habitual que nos encontremos en la necesidad de realizar una redirección 302, esta opción puede ser muy útil en casos como:

  • Cuando nos percatamos de que hay un contenido erróneo en una página. Mientras solucionamos el problema, podemos redirigir al usuario a otra página que puede resultar de interés.

En el caso de que un ataque a nuestro sitio web requiera la restauración de alguna de las páginas, esta redirección puede ayudarnos a minimizar la incidencia.

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!

Otros tipos de redirección que no está de más saber

En la mayoría de ocasiones las redirecciones 301 y 302 son la mejor solución y, por tanto, las más comunes. Sin embargo, es conveniente conocer el resto de redirecciones que hay disponibles para saber cuál es la opción más acertada para casos menos corrientes. Así estarás haciendo todo lo posible por mejorar la experiencia de usuario, lo que Google agradecerá.

Redirección 303

Rara vez tendrás que usar el código 303 para tus redirecciones, ya que, a diferencia de las 301 y 302, con el 303 no estarás ofreciendo al usuario la página que te está pidiendo en una dirección equivalente. Por tanto, no se usan como gesto amigable para SEO.

En realidad, se trata de una redirección temporal que se usa justo después de una acción PUT o POST de manera que, al actualizar la página que hace la petición, no se vuelve a ejecutar la operación.

Por ejemplo, imagina que tu web es de un centro médico y tienes un formulario de citas. Si quieres evitar la duplicidad de citas cada vez que un usuario termina de completar el formulario y pulsa en el botón de regreso del navegador, lo más recomendable es hacer una redirección 303. También se usan para pasar a una página de confirmación o una página de progreso de carga.

Redirección 304

En este caso no hemos modificado la URL, sino que queremos indicar a los motores de Google que cargue la versión almacenada en caché para aprovechar la mayor velocidad de carga posible.

Cuando un navegador guarda un recurso en la caché lo que hace es recopilar la información del último encabezado modificado y enviado desde el servidor de la web. De manera que, cuando el navegador regresa a esa página web y desconoce si tiene la última versión, entonces se envía una solicitud de validación al servidor. Si esa versión no ha sido modificada, entonces el servidor envía el código HTTP 304. En cambio, si la versión está desactualizada, se envía un código 200 y se emplea una nueva copia.

Redirección 307

Esta redirección es similar a la 302, ya que también es de tipo temporal. En este caso se emplea cuando las operaciones que no son GET están disponibles en el sitio. Es decir, a diferencia de las 302, las 307 no permiten cambiar el método de envío de POST a GET.

Redirección 308

Es una redirección permanente muy similar a la redirección 301, pero es algo más limitada, ya que en este caso no permite cambiar el método de solicitud de POST a GET. Por tanto, la redirección 308 es el equivalente de la 307 aplicado a una redirección permanente (no temporal, como es la 307). Lo mejor es tratar de usar la 301 siempre que sea posible para no afectar al SEO.

Cómo crear una redirección con .htaccess

El mejor método para realizar redirecciones es con el archivo .htaccess (únicamente válido para servidores Apache). Mediante un cliente FTP deberemos acceder a la raíz de nuestra página web. Si no conocemos los datos para poder entrar en ella, habrá que solicitar a nuestro proveedor de hosting que nos facilite la información necesaria para acceder al servidor a través de FTP.

Una vez en los archivos de nuestra página web, veremos un archivo .htaccess en la raíz del directorio. Este archivo aparece oculto por defecto. Por lo tanto, dependiendo de la configuración de nuestro cliente de FTP, probablemente tendremos que activar la opción que nos permite ver los archivos ocultos.

Se puede editar el archivo con cualquier programa de edición de código, o bien con un editor de texto sin formato, como el bloc de notas de Windows. Antes de modificar el archivo es conveniente hacer una copia de seguridad que nos permita dejar el sitio web tal como estaba antes de realizar los cambios.

Para que tu archivo .htaccess pueda hacer la redirección, es indispensable que el servidor Apache tenga habilitado el parámetro mod_rewrite. Aunque normalmente siempre está activo por defecto, en caso de que no sea así, de nuevo tendremos que contactar con nuestro proveedor de hosting para que lo habilite.

A continuación te muestro los ejemplos más comunes a la hora de realizar una redirección.

Mover un dominio completo

Si tenemos que hacer un cambio de dominio completo pero queremos mantener la arquitectura de la web intacta, podemos hacer una redirección muy sencilla que indique cuál es el nuevo dominio.

Options +FollowSymLinks
RewriteEngine on
RewriteRule (.*) https://nuevo-dominio.com/$1 [R=301,L]

Este código nos haría la siguiente redirección:

  • https://viejo-dominio.com/
  • https://nuevo-dominio.com/

Redirigir al subdominio WWW

Si has investigado un poco sobre posicionamiento web (SEO) o has hablado con algún consultor o especialista, probablemente te habrán recomendado más de una vez que tu dominio principal debería comenzar por www. No te apures, esta es una redirección muy común y puedes realizarla de la siguiente manera.

Options +FollowSymLinks
RewriteEngine on
RewriteCond %{HTTP_HOST} *!^www*.dominio\.com [NC]
RewriteRule (.*) https://www.dominio.com/$1 [L,R=301]

Esta redirección nos daría como resultado:

  • https://dominio.com/

  • https://www.dominio.com/

Así mismo, también se ha dado el caso inverso, es decir, redirección el dominio de www a no-www. Para ello, el procedimiento es prácticamente el mismo. Este sería el código a introducir:

Options +FollowSymLinks
RewriteEngine on
RewriteCond %{HTTP_HOST} ^www*.dominio\.com [NC]
RewriteRule ^(.*)$ https://dominio.com/$1 [L,R=301,NC]

Redirigir un directorio

En ocasiones cambiamos el nombre de un directorio o un elemento jerárquico del que dependen otras direcciones, como la categoría de un blog. Siguiendo con el ejemplo de la categoría, que quizá es más fácil de comprender, si decidimos cambiar o ampliar el nombre de esta categoría por el motivo que sea pero sin alterar el resto de la estructura de la URL, tenemos que hacer este tipo de redirección.

Siguiendo con el método del archivo htaccess, este sería el código a introducir:

RedirectMatch 301 ^/vieja-categoria/(.*)$ 
https://dominio.com/nueva-categoria/$1

Este ejemplo nos generaría una redirección como esta:

  • https://dominio.com/vieja-categoria/titulo-de-mi-post/
  • https://dominio.com/nueva-categoria/titulo-de-mi-post/

Redirigir una página concreta

Una redirección clásica que podemos necesitar es la del cambio de URL de una página o un post concreto. Lo haríamos así:

Redirect 301 /antigua-pagina/ https://dominio.com/nueva-pagina/

Esto nos daría el siguiente resultado:

  • https://dominio.com/antigua-pagina/
  • https://dominio.com/nueva-pagina/

Otros métodos para realizar redirecciones

Pese a todo, cabe destacar que no siempre tenemos la posibilidad de acceder al archivo .htaccess, o puede que no estemos trabajando sobre un servidor Apache. La buena noticia es que en cualquiera de ambas situaciones hay alternativas para realizar redirecciones. En WebConfs puedes consultarlas todas, pero aquí tienes las más habituales:

Redirección PHP

<?php
Header( "HTTP/1.1 301 Moved Permanently" );
Header( "Location: http://dominio.com" );
?>

Redirección ASP

<%@ Language=VBScript %>
<%
Response.Status="301 Moved Permanently"
Response.AddHeader "Location","http://dominio.com/"
%>

Redirección ASP .NET

<script runat="server">
  private void Page_Load(object sender, System.EventArgs e) {
    Response.Status = "301 Moved Permanently";
    Response.AddHeader("Location","http://dominio.com/");
  }
</script>

Redirección JSP

<%
response.setStatus(301);
response.setHeader( "Location", "http://dominio.com/" );
response.setHeader( "Connection", "close" );
%>

Redirección CGI Perl

$q = new CGI;
print $q->redirect("http://dominio.com/");

Redirección en Ruby On Rails

def old_action
headers["Status"] = "301 Moved Permanently"
redirect_to "http://dominio.com/"
end

Redirecciones en WordPress

Si tu página web está basada en WordPress estás de suerte, pues tienes una gran cantidad de plugins que pueden ayudarte a redireccionar páginas. Uno de los más utilizados y mejor valorados es Redirection. En este estupendo post podrás aprender cómo funciona.

redirecciones-301-302-wordpress

Redirecciones en HubSpot

Si utilizamos HubSpot podemos también configurar tus redirecciones desde el icono de Settings y, en el menú lateral, acceder a Website y luego a Domains & URLs. Por último, ve a la pestaña URL Redirects. Arriba a la derecha tenemos el botón Add URL redirect, que nos permitirá crear una redirección concreta o redirecciones múltiples.

redirecciones-301-302-hubspot

Si quieres saber más sobre cómo redirigir y vincular dominios en HubSpot, te recomiendo leer este post.

Redirecciones en servidores comunes

En este caso vamos a ver algunos ejemplos de redirección directamente en servidor.

Servidores Apache

<VirtualHost *:443>
  ServerName dominio.com
  Redirect 301 / https://www.dominio.com
</VirtualHost>

Servidores Nginx

En este caso lo que se hace es generar un bloque específico en el servidor para especificar lo que se quiere redirigir. Como se hace a continuación:

server {
  listen 80;
  server_name dominio.com;
  return 301 $scheme://www.dominio.com$request_uri;
}

Servidores IIS

Para servidores ISS has de utilizar el elemento <httpRedirect> para configurar tus redirecciones. En este enlace puede encontrar más información.

Métodos de redirección que es mejor no utilizar

En algunas guías es posible que encuentres otras técnicas para redirigir a un usuario de una página a otra, pero no son, en absoluto, recomendables.

Yo te aconsejo no utilizarlas porque no son realmente redirecciones 301, los buscadores como Google nunca entenderán que la nueva página sustituye a la primera. Eso quiere decir que apenas pasará su fuerza de SEO a la página de destino. Además, el uso de este tipo de redirecciones suele ser penalizado, por lo que el posicionamiento web de la primera página también podría verse afectado negativamente.

Otro motivo para no recurrir a este tipo de redirecciones es la lentitud y desconfianza que se puede transmitir al visitante. Hay que tener en cuenta que son redirecciones que se introducen directamente en el código HTML de la página. Por eso, para que puedan ejecutarse, la página deberá comenzar a cargarse antes de enviar al visitante a la nueva dirección URL.

Así pues, si lo que necesitamos es una redirección 301, no te recomiendo los siguientes métodos:

Redirección con HTML

Si trabajamos directamente con lenguaje HTML, podemos hacer una redirección con la etiqueta meta refresh:

<meta http-equiv="refresh" content="0; url=https://dominio.com">

Redirección con JavaScript

JavaScript también nos permite hacer redirecciones mediante el objeto location:

<script>
window.location.replace("https://dominio.com");
</script>

Cómo afectan las redirecciones al SEO

Como hemos señalado al inicio de este artículo, es habitual preguntarse si las redirecciones que hacemos, ya sean permanentes de tipo 301 o temporales de tipo 302, afectarán al posicionamiento de nuestra página web.

Todos los profesionales del SEO deben plantearse esta cuestión antes de hacer cualquier tipo de redireccionamiento, puesto que la calidad y cantidad de los enlaces es un factor clave que Google tiene en cuenta a la hora de otorgar autoridad y popularidad a una determinada página o sitio web, lo que actualmente conocemos como link juice.

Pues bien, se estima que al efectuar redirecciones 301 se traspasa entre el 90 y el 99% de la fuerza del link juice (o fuerza del dominio) a la nueva URL, siempre y cuando el contenido sea el mismo. Por tanto, no tenemos por qué ver comprometido su posicionamiento en Google u otros buscadores.

Eso sí, has de tener en cuenta que si es una redirección donde el contenido también cambiará de forma sustancial, el posicionamiento de tu nueva dirección se adaptará de acuerdo con ese nuevo contenido y lo bien trabajado que esté el SEO de esa nueva página.

Además, aunque se desconoce el número máximo de redirecciones que se pueden hacer en una web, hay que evitar abusar de ellas para no tener penalizaciones.

La cosa se vuelve aún más compleja cuando la web se transfiere de un dominio a otro, ya que Google necesitará más tiempo para tener en cuenta las redirecciones y acreditarlas correctamente. En este caso, hay que actuar con cuidado, ya que el más mínimo error podría generarnos 404, lo que sí afectaría al SEO.

New Call-to-action

Habitualmente, cuando nos enfrentamos a la necesidad de aplicar redirecciones en InboundCycle siempre hay un momento de cierta inquietud sobre la posibilidad de que el posicionamiento de algunos de nuestros contenidos se vea afectado.

En mi experiencia, si tus intenciones son legítimas y no estás intentando ninguna estrategia sospechosa o pretendes engañar a los motores de búsqueda de alguna manera, puedes realizar tus redirecciones con completa confianza y sin sufrir por tu posicionamiento. Los motores de búsqueda comprenden que las redirecciones son algo habitual y normal durante la vida de un sitio web, así que no te van a penalizar por ello.

Recuerda que hacer un mal redireccionamiento podría provocar la pérdida de posiciones en los motores de búsqueda. Así que sigue todos los pasos de forma rigurosa y busca las mejores prácticas de SEO.

Conclusión

Como habrás visto, no hay que temer a las redirecciones 301 o 302. Sin ir más lejos, son una forma fantástica de no perder tráfico en nuestras páginas web con los cambios inevitables que van surgiendo con el paso de los años. Espero que, después de haber leído este artículo, ya no te den escalofríos cada vez que las necesites.

Tanto si quieres hacer alguna aportación al post como si tienes una consulta, o simplemente te apetece dar tu opinión, ¡no dudes en comentar!

New Call-to-action

También te pueden interesar...

¿Cómo instalar WordPress en el servidor? Paso a paso
11 aplicaciones de inteligencia artificial imprescindibles para 2021
¿Por qué segmentar la base de datos de tu empresa te ahorrará costes?

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos