<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué es el contenido duplicado y por qué afecta negativamente a tu estrategia SEO?

¿Qué es el contenido duplicado?

Los buscadores consideran contenido duplicado cualquier texto que se repite, total o parcialmente, en más de una dirección web (URL), tanto si es interna como externa.

En contra de lo que mucha gente piensa, la mayoría del contenido duplicado detectado por Google se produce en un mismo sitio web.

contenido duplicado


¿Cómo afecta al SEO el contenido duplicado?

El contenido duplicado, tanto si es interno como externo, afecta muy negativamente al posicionamiento orgánico puesto que en el momento en que es detectado por los robots rastreadores de Google, el buscador lo penaliza de diversas maneras:

  • Puede filtrar dicho contenido de forma que no aparezca en los resultados de búsqueda.
  • A partir del algoritmo Panda, si la copia es sistemática Google penaliza directamente a las páginas que incurren en esta práctica.
  • En caso de denuncias por plagio, un revisor de Google puede realizar comprobaciones y decidir establecer penalizaciones de forma manual.

New Call-to-action


¿Por qué se produce el contenido duplicado?

Para contestar correctamente a esta pregunta debemos distinguir entre dos tipos distintos de contenido duplicado: el interno y el externo.

1. Contenido duplicado interno

La mayor parte de los contenidos duplicados detectados automáticamente por Google se producen por una mala utilización de los parámetros URL o por una deficiente organización o gestión de los contenidos.

Estos son los principales problemas:

  • Tener un dominio no canónico. Nuestro sitio web puede operar con un dominio con prefijo “www” o sin él, lo que provoca la creación de páginas con idénticos contenidos pero con una URL diferente, por lo que se corre el riesgo de que Google las considere duplicadas.
  • Permitir el acceso a los rastreadores de Google a partes de nuestra web que están en prueba. Estos sitios en ocasiones incluyen contenido que puede llegar a ser considerado duplicado.
  • Tener direcciones URL con terminaciones diferentes para cada país o región. Debemos tener en cuenta que para Google una página que, por ejemplo, termine con la dirección .es, es diferente que la misma pero que acabe en .uk. Por lo tanto, si por algún motivo hemos incluido contenido idéntico, Google pasará a considerarlo duplicado.
  • Organización inadecuada de nuestro contenido. Ya sea por una mala clasificación de las categorías, la inexistencia o mala planificación de las metadescripctions o la utilización de contenido idéntico en varios posts. Esto es muy habitual en las tiendas online por su tendencia a copiar literalmente las descripciones de los productos.

2. Contenido duplicado externo

En ocasiones, el contenido duplicado se produce entre sitios web totalmente distintos y gestionados por diferentes administradores. Esto suele ocurrir por dos motivos fundamentales: 

  1. Porque nosotros copiamos un post o entero o uno o varios fragmentos del mismo para redactar un artículo, o bien porque sean otras webs las que nos copien a nosotros. Existen incluso programas que se dedican a duplicar contenidos automáticamente con métodos de spam.
  2. Utilizar estrategias de sindicalización. En ocasiones, con el fin de ganar visibilidad decidimos enviar nuestros contenidos a otras páginas web, lo que puede originar problemas cuando se publican contenidos completos de un artículo sin citar el enlace o haciéndolo incorrectamente.


Algunas claves para solucionar el contenido duplicado

El problema del contenido duplicado no es una cuestión fácil de resolver, ya que implica dedicarle bastante tiempo a su control y seguimiento. Pero por las consecuencias negativas que puede tener para el SEO de tu página es muy conveniente tomar las siguientes medidas:

  • Utilizar la etiqueta “rel_canonical” para indicar al buscador qué versión de nuestra web (la que lleva el prefijo www en la URL o la que no) es la que nos interesa que se indexe. Para ello, basta con insertar una línea de código en la sección "head" o en la cabecera HTTP.
  • Crear redirecciones 301 para dirigir a los robots de Google a la página que nos interesa, lo que es de especial utilidad cuando hemos movido contenido de una página a otra. Estas direcciones se encuentran incluidas en el archivo ".htacces" en Apache.
  • Utiliza la etiqueta “no follow” para denegar el acceso a los robots de Google a determinados enlaces porque se encuentren en construcción, revisión o pruebas.
  • Usar la etiqueta “hrflang” cuando utilicemos URL diferentes con un enfoque del contenido a distintos países o idiomas.
  • Mejorar nuestros títulos, categorías de posts y metadescripciones. Para ello, podemos utilizar la herramienta Google Webmaster Tools.
  • Optimizar nuestra estrategia de enlaces internos y enlaces externos.
  • Para evitar el contenido duplicado externo debemos ser muy cuidadosos con no plagiar, aunque sea solo un fragmento, artículos de otras webs.
  • Controlar que no nos estén copiando a nosotros con herramientas automáticas como Copyscape.
  • En el caso de que detectemos que nos están plagiando, debemos exigir que lo eliminen. Si es necesario, también podemos denunciar la página a Google.

Si te interesa mejorar tu SEO te recomendamos la consulta de estos 3 artículos de nuestro Diccionario de Marketing Online: