<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">

¿Qué son los dominios espejo y por qué hay que tener cuidado con ellos?

Aunque su nombre pueda sonar a muchos como el título de una película o una novela de ciencia ficción, lo cierto es que los dominios espejo son una práctica muy frecuente a la hora de otorgar el nombre a una URL.

//Iniciamos el marcado del itemtype "Thing". Aquí debes indicar la pregunta a la que responde tu definición (este texto no aparecerá escrito en el artículo, pero los buscadores podrán leerlo)

Los dominios espejo no son otra cosa que dominios que apuntan a la misma IP por estar todos aparcados sobre la misma.

Como sabemos que es un tema que te puede tocar de cerca, en este post nos proponemos contarte todos sus entresijos. ¿Nos acompañas?

dominios espejo.jpg

¿A qué se debe su existencia?

Se debe, básicamente, a la costumbre de muchas empresas y profesionales de comprar más de una extensión de su dominio con el objetivo de proteger su marca. Es muy común que una empresa llamada, por poner un ejemplo, midominio, adquiera diversas extensiones de dominios gTLD: midominio.com, midominio.net, midomini.org o bien extensiones de dominios internacionales ccTLD: midominio.es, nuestrodominio.uk, midominio.it, etc.

¿Qué se pretende con ello? La configuración de diversos dominios que apuntan hacia el mismo servidor (es decir, hacia una misma IP) obedece al deseo de los administradores de la página de conseguir más tráfico, facilitando a los usuarios el acceso al sitio web sea cual sea la extensión de dominio introducida.

El resultado de los dominios espejo es que, al navegar a través de ellos, se accede exactamente a los mismos contenidos. Pero no es oro todo lo que reluce, porque también tiene su lado oscuro. ¡Descúbrelo a continuación!

Posibles problemas de los dominios espejo 

Es cierto que, en teoría, la idea de los dominios espejo es correcta y no implica ningún tipo de problema para el usuario, y sí conlleva la comodidad de poder entrar en nuestra página independientemente del dominio que se introduzca. No obstante, en la práctica no todo es tan positivo.

Aunque suene paradójico, con los dominios espejo podemos conseguir justo lo contrario de la idea para lo que son creados (y pagados): pueden llegar a resultar negativos para el SEO, es decir, posicionarse mal en el SERP (resultados de búsqueda) de Google. ¿Intuyes por qué?

¡Exacto! El principal problema para el SEO de este tipo de dominios es que los robots rastreadores de Google consideren los diversos dominios como contenido duplicado (si quieres aprender más sobre este tema, accede a la guía Aspectos legales del marketing online). Esto acarrea una serie de consecuencias:

  • El peligro de ser penalizado por Google. A partir de la actualización Panda de Google, cualquier situación en la que se detecte contenido duplicado puede ser potencialmente peligrosa para el posicionamiento del mismo, con independencia del dominio en el que se indexe.
  • El escenario más probable es que solamente uno de los dominios que descansa sobre la misma IP se posicione correctamente, y el resto queda relegado a posiciones retrasadas, es decir, al ostracismo de Google.

También puede darse la circunstancia de que los buscadores de Google otorguen relevancia al dominio más antiguo o el primero que descubrieron. Y esto no tiene por qué coincidir con la opción más beneficiosa para la empresa, lo cual agrava el problema.

Las soluciones a los inconvenientes de los dominios espejo

Si eres propietario de dominios adicionales a la URL principal (dominios espejo), por ejemplo, porque has comprado extensiones adicionales a distintos países y quieres evitar los efectos colaterales perniciosos a esta práctica que hemos comentado, te recomendamos lo siguiente:

  • Programar redireccionamientos 301 desde los dominios secundarios hasta el principal. A través de este tipo de comandos es posible enviar tanto a los usuarios como a los rastreadores a la URL que realmente nos interesa.
  • Etiqueta "no index". Se puede aplicar en todos y cada uno de los dominios que consideremos irrelevantes porque no nos aportan ningún valor. Esto provoca que Google indexe solo la página principal, obviando el resto. 
  • Etiqueta "canonical". Aplicando esta etiqueta en todas y cada una de las páginas y apuntando a la ficha correspondiente, seguimos dejando visibles el resto de páginas. La forma correcta de hacerlo es aplicar la etiqueta "canonical" en el dominio que nos está duplicando contenido, apuntando a la URL del dominio relevante. Un posible ejemplo sería el siguiente: <link rel=”canonical” href=”http://www.dominiorelevante.es/coches-segunda-mano/seat/barcelona.html“/>
  • Etiqueta "alternate". Para la versión de escritorio debemos insertar la etiqueta link rel=”alternate”, que indicará al rastreador de Google que existe una alternativa a nuestra versión de escritorio. Asimismo, la etiqueta link rel=canonical se debe implementar en todas y cada una de las páginas de la versión móvil, apuntando a las páginas correspondientes de la versión de escritorio.

Después de este resumen sobre lo que implica el uso de los dominios espejo, nos preguntamos si te ha surgido alguna duda o si has tenido algún problema con ellos. También nos gustaría preguntarte: ¿han influido negativamente en el SEO de la URL que mas te interesaba posicionar? ¿Cómo lo has solucionado? Como siempre, ¡te invitamos a compartir tus impresiones con nosotros en el área de comentarios!

Si quieres seguir leyendo sobre esta temática, te recomendamos el artículo Aspectos legales de la propiedad y el registro de dominios.

New Call-to-Action

También te pueden interesar...

Noticias SEO y tendencias de futuro para tu posicionamiento web
Contenidos digitales: cómo sacarles el máximo partido
Creación de contenido y atracción de tráfico en el sector educativo

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos