<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">

Qué es el porcentaje de rebote, tasa de rebote o bounce rate y cómo reducirlo

New Call-to-Action

Si estás al día en el mundo del SEO, sabrás que ya no basta con apuntar enlaces y crear un buen contenido para mejorar tu posicionamiento web. El SEO cada vez valora más la respuesta de usuario y dentro de las métricas básicas para medirla tenemos el porcentaje de rebote otasa de rebote.

Es una métrica mucho más olvidada que diferentes vanity metrics como las visitas, los followers o los likes, pero sin duda alguna es mucho más importante que cualquiera de éstas. Si quieres saber qué es el porcentaje de rebote y , a qué se debe la importancia que tiene para el SEO, y cómo reducir esta tasa, ¡sigue leyendo!

Qué es el porcentaje de rebote

La tasa de rebote es una métrica que indica la proporción de usuarios que entran en una página de tu web y se marchan sin realizar una interacción. Es el porcentaje de usuarios cuya visita consta únicamente de 1 página vista porque no prosiguen su navegación por tu web. Es decir, todos aquellos que entran y salen por la misma página. No importa el tiempo que estén en esa página, la tasa de rebote será la misma si todos salen una vez leída esa página.

Es una de las métricas clave de analítica web y mide, en parte, la capacidad de tu página para retener a los visitantes y fidelizarlos. No tiene el mismo valor una visita que tan solo entra en una de tus páginas y se va, que una que llega, se queda y visita otras de tus páginas o realiza alguna conversión.

Por qué puede marcar la diferencia en el SEO

Y ¿por qué esta métrica puede ser tan importante en el SEO?

Google utiliza a los usuarios para valorar la calidad de una página. Si los usuarios permanecen más tiempo en la web y no salen nada más entrar, eso indica a Google que el contenido gusta.

De hecho, también hay una métrica llamada Dwell Time, con la que Google calcula la calidad de las páginas a través de la interacción que hacemos con ellas. ¿Y qué métricas usa para hacerlo? El CTR, la duración de la sesión y el porcentaje de rebote.

Es decir, Google no tiene directamente en cuenta el porcentaje de rebote de tu web pero sí que decide si subirte o no en las SERPs analizando:

  • Cuántas personas hacen clic sobre tu resultado
  • El tiempo que están en la página
  • Si vuelven a los resultados de búsqueda justo después de entrar en la página.

Aun así, tenemos que hacer una pequeña aclaración sobre la tasa o porcentaje de rebote.

Imagina que tu página fuera una landing page, por lo que tan solo tendrías una página y tu tasa de rebote sería del 100%. Eso no quiere decir que no pueda rankear en Google, siempre y cuando las personas no "reboten" automáticamente de tu web. ¿Qué quiero decir con esto? Que si un usuario pincha sobre tu resultado en una búsqueda, entra y directamente sale y pincha en otro resultado, le estará diciendo a Google que tu página no responde a su búsqueda.

Pero esta métrica no solo te servirá para afectar a tu posicionamiento en las SERP, sino que también es un buen indicativo de la calidad y contenido de tu web, y del comportamiento de los usuarios que la visitan, para saber si a nuestro público le gusta nuestra web y ha encontrado lo que buscaba.

Si tenemos un alto porcentaje de rebote podremos intuir que el usuario no está disfrutando al navegar por nuestras páginas y, en consecuencia, no acabará cumpliendo el objetivo de conversión que nos hayamos marcado.

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!

¿Cuál es el porcentaje de rebote ideal o aceptable?

La pregunta del millón. ¿Y la respuesta? Depende. No se puede comparar un blog con una tienda online, o una landing page con un periódico. Es prácticamente imposible determinar una tasa de rebote adecuada, ya que incluso dependiendo de la procedencia de nuestro tráfico puede ser mayor o menor debido a esa causa.

Por ejemplo, si el tráfico de tu web es mayoritariamente de Google, es normal tener un porcentaje de rebote ligeramente más alto. Sin embargo, si tus visitas llegan a través de posts de invitado, enlaces en otras páginas similares o a través de contenido descargable la tasa de rebote será menor.

También hay que tener en cuenta que cada nicho de mercado es un mundo. En algunos sectores los usuarios son más propensos a navegar por diferentes páginas, pero en otros, buscan una información muy concreta y no suelen visitar más de un par de páginas.

Por otro lado, también dependerá del dispositivo que esté usando el usuario. La tasa de rebote es más alta es dispositivos móviles.

tasa-de-rebote-media-según-sector

Fuente: Custom Media Labs

Pero en general, la media de tasa de rebote está entre el 41% y 50%. Por bajo del 40% sería una muy buena cifra.

Igualmente, hay que tener en cuenta que una tasa de rebote alta no es mala si ya es lo esperado (como veíamos anteriormente con el ejemplo de una landing page única). En estos casos, para tener una orientación de la retención de los usuarios, puedes analizar el tiempo que éstos pasan en esa página. 

¿Cómo reducir el bounce rate?

Hay decenas de técnicas para conseguirlo. A continuación te doy algunas pinceladas que debes tener en cuenta desde el principio.

1. Mejora la velocidad de carga de tu web

Primero, hay que examinar el área técnica de nuestra web con detenimiento y modificar lo que sea necesario, pero es esencial que el sitio funcione a la perfección para no causar una mala impresión en los visitantes y para que la navegabilidad sea perfecta.

Uno de los motivos más graves por los que puedes tener una tasa de rebote alta es porque tu web carga muy lento. Alguien llega a través de Google o desde cualquier enlace, se cansa de esperar y cierra directamente antes de ni siquiera haber visto la web.

El WPO es cada vez más importante de cara al SEO y a la experiencia del usuario, que se vuelve más exigente y no es capaz de esperar ni 3 segundos a que una página cargue. A menor tiempo de carga, menor tasa de rebote.

2. Optimización móvil

Si la velocidad de carga se ha ido volviendo importante, la optimización móvil no se queda para nada atrás.

Cuando un usuario entra a tu web a través del móvil tiene que configurarlo todo para que hacer clic, leer y ejecutar cualquier acción sea simple. Además, por supuesto la velocidad de carga en móvil debe ser todavía mayor porque la paciencia en el móvil es todavía menor.

Teniendo en cuenta que más de un 50% de las búsquedas de Google son a través del móvil, ya deberías de comenzar a preocuparte por hacer que tu web esté totalmente adaptada para bajar la tasa de rebote.

mobile-page-speed-tasa-de-rebote

3. Elimina aspectos innecesarios

Esta también es una tarea vital. Procura que las páginas, los menús y demás elementos sean sencillos. Un portal muy recargado es un portal anticuado y del que solemos huir rápidamente, hoy en día nadie quiere navegar por sitios repletos de publicidad o llenos de botones y menús. Cuanto más simple, mejor. ¡Grábate esta idea!

4. Asegúrate que la página es legible

De la misma manera, tenemos que asegurarnos que el contenido es fácil de leer e incluso de leer por encima.

Usa secciones, listados, subtítulos, destacados, negritas, índice de contenidos, etc.; todo para que la lectura no sea farragosa.

Y será aún de más importancia el contenido que haya “above the fold”, al inicio de la página, para captar la atención del usuario y que decida permanecer en ella.

5. Destaca el menú principal

El menú principal también es un punto importante, ya que suele ser el elemento que incita a visitar otras páginas. Procura que esté bien visible, que sea llamativo y que incluya las secciones más importantes con palabras clave.

6. Añade enlaces internos en lugares estratégicos

Un artículo sin ningún enlace interno aumentará tu tasa de rebote sí o sí. Hay que intentar retener al usuario en tu web y hacer que salte de una página a otra y a otra sin dejarle “escapar”.

Si no añades ningún enlace interno, esa persona leerá lo que hayas puesto y se irá por donde ha venido. La probabilidad de que haga clic en el menú o en un banner es muy inferior a la de que haga clic en un enlace interno.

Una forma de incluir enlaces internos es añadir una sección de contenidos relacionados (ya sean artículos, noticias, productos, etc.).

7. Añade elementos de conversión

Y aunque la probabilidad de hacer click en un banner es inferior que hacer click en un enlace, no olvides añadir elementos de conversión como CTAs, formularios, etc.

8. Coloca un barra de búsqueda muy visible

Además de los enlaces internos, la búsqueda interna es otra gran manera de poder disminuir la tasa de rebote. Muestra en un sitio muy destacado dónde está tu barra de búsqueda para que cualquier usuario pueda encontrar contenido relacionado con aquello que le interese.

Es imposible acertar con todos los enlaces internos y predecir al 100% qué es lo que va a querer buscar una persona en tu web, pero con la barra de búsqueda puedes darle la libertad a ese visitante de buscar aquello que le plazca y reducir tu tasa de rebote.

9. Cuidado con los pop ups

Los pop ups son una gran técnica para generar ventas, suscriptores o cualquier acción que te propongas, pero usarlos de manera inadecuada provocará que tu tasa de rebote aumente.

No te estoy diciendo que no los uses, ni mucho menos, pero sí deberías tener cuidado con el momento en el que los muestras. Según diferentes estudios, un pop up mostrado nada más llegar a una web genera rechazo y provoca que los usuarios salgan de la web, mientras que un pop up mostrado a los 20-25 segundos tiene una gran efectividad generando leads.

También puedes configurar los pop-ups para que sean de tipo “exit-intent”, de esta forma el pop-up solo aparece cuando el usuario acerca el ratón al botón de cerrar o tirar atrás en el navegador.

10. Usa titles, metadescripciones y keywords que encajen con el contenido

La tasa de rebote también puede deberse a que el usuario entre en una página desde los resultados de búsqueda y una vez dentro de la página, vea que ese contenido no responde a lo que estaba buscando.

Por eso, es importante que el title y la metadescripción que pongas en la página sea fiel y explicativa del contenido que contiene.

De la misma manera, cuando crees un contenido y trabajes keywords para posicionarlas, ten en cuenta la intención que puede tener el usuario cuando busca esa keyword para ver si realmente estás respondiendo a su inquietud.

Modificar la tasa de rebote en Google Analytics

Hasta ahora hemos visto qué se considera como rebote y cómo evitar que los usuarios realicen este “bounce”. Pero, ¿dónde vas a monitorizar esta métrica? Lo más probable es que lo hagas en Google Analytics. En ese caso, es importante que entiendas que Google Analytics recoge este indicador de forma automática pero que realmente se puede configurar de distintas formas, ya que, al fin y al cabo, la tasa de rebote puede tener múltiples lecturas.

Como hemos visto, por defecto, la tasa de rebote mide los usuarios que entran en una página y salen, sin haber navegado a otras páginas del mismo site.

Pero puede que en tu caso, este comportamiento sea normal. En el caso de un proyecto de inbound marketing, por ejemplo, uno de los principales pilares de captación de visitantes es el tráfico orgánico: perseguimos el objetivo de posicionar artículos por palabras clave que son relevantes para el buyer persona. Si el post que rankeamos responde a la perfección a la consulta del usuario, es posible que el usuario revise el artículo, se sienta satisfecho con esa información y se vaya de la página sin realizar más acciones.

Por lo tanto, teniendo esto en cuenta, dependiendo de cómo sea tu proyecto de marketing digital, esta métrica puede no estar dándonos información relevante para mejorar una campaña y sus resultados.

Pero ¿cómo puedes conseguir datos más fiables? La respuesta se encuentra modificando la manera de contabilizar el porcentaje de rebote para que te proporcione datos que realmente te permitan saber si los contenidos que ofreces son relevantes o no para tus usuarios.

Para ello planteamos dos formas de hacerlo: a partir del tiempo que el usuario permanece en la página, y a partir del punto de la página donde llegue el usuario.

Afortunadamente, podemos indicarle a Google Analytics qué consideremos nosotros como rebote:

  1. Por tiempo: en este caso, indicaremos a Google Analytics que dejen de contarse dentro del porcentaje de rebote aquellas visitas con una duración superior a X segundos.
  2. Por finalización de lectura: en este, indicaremos a Google Analytics que no formen parte del rebote aquellas visitas que llegan a un determinado punto de la página (habitualmente, al final del texto).

Es importante entender que lo que hay que hacer para poder conseguir estas modificaciones es añadir un evento de Google Analytics en el punto deseado. Aquí puedes leer más sobre eventos de Google Analytics.

Y es que Google Analytics, a parte de la navegación, también toma cualquier evento disparado como una interacción, y por lo tanto como no rebote.

Así pues, si un usuario entra a una página y sale de ella sin haber navegado a otra página pero durante su visita se dispara algún evento, no contará como rebote.

A continuación vamos a ver cómo modificar el porcentaje de rebote en Google Analytics por cada una de las situaciones comentadas anteriormente.

1. Modificar el porcentaje de rebote por tiempo

Empezaremos viendo cómo modificar el porcentaje de rebote para que este no cuente a partir de X segundos.

Para aplicar esta modificación debes añadir una línea de código justo antes del cierre del script de seguimiento de Google Analytics de tu site.

El código que tengas que añadir dependerá de qué versión del script de seguimiento de Google Analytics estés usando.

“Global Site Tag” o gtag.js

Su script de seguimiento tiene el siguiente aspecto:

Global Site Tag - porcentaje de reboteAquí deberás añadir lo siguiente antes del cierre del script (antes de </script>):

setTimeout("gtag('event', 'Nombre del evento', {'event_label':'Tiempo superior a 2 minutos en la página})",120000 );

Analytics.js

Su script de seguimiento tiene el siguiente aspecto:

Analytics.js - porcentaje de rebote

Aquí deberás añadir lo siguiente antes del cierre del script (antes de </script>):

setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Nombre del evento’,’Tiempo superior a 2 minutos en la página’)”,120000);

En ambos casos deberás:

  • Sustituir ‘Nombre del evento’ por el nombre con el que quieras identificar esta interacción (por ejemplo: “Tasa de rebote ajustada”, “Tiempo largo en página”, etc.).
  • Sustituir ‘Tiempo superior a 2 minutos en la página’ por una descripción de la acción que detonará el cambio en el porcentaje de rebote. Si el tiempo medio de lectura de tus artículos es de 3 minutos, por ejemplo, puedes modificar esta cifra únicamente.
  • Sustituir ‘120000’ por el número de milisegundos al que se corresponda el tiempo que quieres usar como trigger. Si indicas 3 minutos, deberás cambiar esta cifra por 180000, por ejemplo.

GTM

Si usas Google Tag Manager, puedes crear un evento desde allí y generar un activador que dispare el evento. 

Para ello:

  • Primero iremos a “Activadores” y crearemos un activador nuevo de tipo “Temporizador”. 
  • En el campo de “Intervalo” introduciremos el tiempo, en milisegundos, que queramos establecer. Con el ejemplo que seguimos sería 120000.
  • En el campo “Límite” pondremos 1, para que el evento solo se dispare una vez.
  • En el campo de “Habilite este activador cuando se cumplan todas estas condiciones” podremos indicar en qué páginas queremos activar este evento. Si es en todas, se puede poner “Page URL” - “es igual a” - “.*”.

tasa-rebote-gtm-activador-tiempo

A continuación tendremos que hacer el evento y vincularlo al activador:

  • Iremos a “Etiquetas” y allí crearemos una nueva etiqueta.
  • El tipo de etiqueta será “Google Analytics: Universal Analytics”.
  • En “Tipo de seguimiento” seleccionaremos “Evento”.
  • En “Categoría” pondremos el nombre del evento (por ejemplo: “Tasa de rebote ajustada”, “Tiempo largo en página”, etc.).
  • En “Acción” pondremos “Tiempo superior a 2 minutos en la página” o similar.
  • En “Activación” seleccionaremos el temporizador que acabamos de crear.

tasa-rebote-gtm-etiqueta

A partir del momento en el que hagas las modificaciones, dejarán de contar como rebote todas aquellas visitas que superen el tiempo en página que has indicado, aunque no hayan hecho ninguna interacción.

2. Modificar el porcentaje de rebote por lectura

Por otro lado, para modificar el bounce rate en función de si el usuario ha llegado al final del contenido, debes introducir un código de evento en la parte de la página que sea la “meta” a la que deseas que llegue el usuario. En mi caso, yo lo he colocado justo antes del apartado de comentarios del blog, al final del artículo.

En este caso el código que debes usar es el siguiente:

“Global Site Tag” o gtag.js

<script>

gtag('event', 'Final del post', {

'event_category:'Sin rebote’

'event_label':'Post del blog’

});

</script>

 

Analytics.js

<script>

ga('send', 'event', 'sin rebote', 'final de post', 'Post del blog’);

</script>

 

GTM

Para configurar esta opción en Google Tag Manager puedes crear un evento como hemos visto anteriormente, pero en este caso el activador debe ser de tipo “Profundidad de desplazamiento”.

  • Seleccionaremos “Profundidad de desplazamiento vertical”.
  • Elegiremos el porcentaje de la página hasta donde el usuario debe hacer scroll para que no cuente como rebote.

tasa-rebote-gtm-activador-scroll

A partir del momento en el que añadas este script a la plantilla de tus posts, dejarán de contabilizarse dentro del porcentaje de rebote aquellas visitas que lleguen a esa determinada parte de la página, aunque no hayan hecho ninguna interacción.

Ambos sistemas son igual de útiles, pero con una única diferencia: con el primero te aseguras de que se aplique el mismo estándar a toda tu página web, mientras que con el segundo sistema deberás asegurarte de que colocas el script en todas las plantillas que uses dentro del site.

En nuestro caso, por ejemplo, el código de finalización de lectura está colocado en la plantilla que se usa para los posts individuales y también en el listado de posts, pero no en otras templates de la web, por lo que las cifras de rebote cambian mucho de una página a otra.

Estas dos modificaciones te permitirán entender mejor la navegación del usuario y analizar qué páginas no cumplen con el objetivo marcado en tu proyecto de inbound marketing.

GA4

Si usas Google Analytics 4, ya no deberás ocuparte de la métrica de tasa de rebote ya que en la nueva versión de GA no existe. Hay otras métricas, como por ejemplo el “Engagement rate”, que tiene en cuenta si una sesión ha durado más de 10 segundos, ha visitado mínimo 2 páginas o ha habido alguna conversión.

 

Y aquí llegamos al final del artículo. Espero que ahora puedas adaptar tu sitio para conseguir la tasa de rebote deseada, y no dudes en compartir con todos nosotros tu experiencia en la sección de comentarios.

New Call-to-Action

Publicado originalmente el 9 de mayo de 2015, actualizado el 10 de agosto de 2022.

Revisado y validado por Susana Meijomil, Inbound Content Manager en InboundCycle.

Fuentes

  1. RocketFuel - What's the Average Bounce Rate for a Website?

  2. Think With Google - Find out how you stack up to new industry benchmarks for mobile page speed

FAQs sobre el porcentaje de rebote

  • ¿Una tasa de rebote baja es buena?

    En general tener una tasa de rebote baja es positivo, ya que como más alto sea peor, pues significa que una parte más alta de los usuarios que visitan tu web se van sin interactuar con ella. Pero vigila, ya que si tienes una tasa de rebote muy baja (por debajo del 20%) puede que tengas algún elemento de Google Analytics mal configurado.

  • ¿Por qué tengo una tasa de rebote tan baja?

    Si tienes una tasa de rebote muy baja es posible que tengas algún elemento de Google Analytics mal configurado. A menudo se debe a tener el código de seguimiento de Google Analytics repetido. También puede ser que se dispare un evento de Google Analytics solo con entrar en la página.

  • ¿Qué significa una tasa de rebote del 100%?

    Una tasa de rebote del 100% de una página significa que todos los usuarios que han accedido a esa página se han ido sin navegar o interactuar más. A no ser que sea una página sin ningún tipo de posibilidad de navegación posterior, es posible que haya algún problema si tienes una tasa del 100%.

  • ¿Cómo analizar la tasa de rebote?

    Para analizar la tasa de rebote, puedes usar Google Analytics. Allí dentro, deberás ir a “Comportamiento” > “Contenido del sitio” > “Páginas de destino”. Allí te aparecerá la tasa de rebote por cada página.

También te pueden interesar...

Cómo elaborar un informe de resultados de tu estrategia
Cómo analizar tu web para optimizarla
Customer Lifetime Value (CLTV): Qué es y cómo calcularlo

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos