<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">

Qué es un script: definición, para qué sirve y cómo crear uno

Desde realizar cálculos simples hasta crear experiencias de usuario interactivas, los scripts son herramientas indispensables en la creación de sitios web vivos y atractivos.

Si has oído hablar de este concepto pero no tienes claro de qué se trata, sigue leyendo porque en este artículo profundizaremos en qué es un script, su importancia y cómo transforman la experiencia de navegación en internet.

New Call-to-action

¿Qué es un script?

Un script es un conjunto de instrucciones de programación que se ejecutan dentro de un entorno específico. A diferencia de un programa tradicional, que es independiente y más complejo, un script suele ser más sencillo y depende de otro programa (como un navegador web) para su ejecución.

Mientras que los programas completos funcionan de manera autónoma, los scripts son como asistentes que extienden o mejoran las funcionalidades de los programas existentes, especialmente los navegadores web.

En el contexto de la web, los scripts cobran vida principalmente a través de JavaScript. Se ejecutan dentro de los navegadores, permitiendo interactuar con los elementos de la página y ofreciendo una experiencia de usuario más rica y dinámica.

Funcionalidades y aplicaciones de un script

Los scripts en la web tienen una amplia gama de aplicaciones prácticas, en este apartado te presentamos algunos ejemplos de manera resumida.

Validación de formularios

Los scripts revisan los datos ingresados por los usuarios antes de ser procesados, asegurando que cumplen con ciertos criterios como el formato de correo electrónico o la fortaleza de una contraseña.

Creación de efectos visuales

Como galerías de imágenes interactivas, menús desplegables y animaciones que responden a la interacción del usuario, mejorando así la estética y la usabilidad de la página.

Experiencia de usuario

Los scripts facilitan interfaces dinámicas que se actualizan sin necesidad de recargar la página completa (a través de tecnologías como AJAX), lo que lleva a una navegación más fluida y rápida. Además, los scripts permiten personalizar la experiencia del usuario recordando preferencias, gestionando sesiones de usuario y adaptando el contenido en tiempo real según la interacción.

Análisis y optimización web

Los scripts también son fundamentales en el análisis web. Herramientas como Google Analytics utilizan scripts para recopilar datos sobre el comportamiento de los usuarios en un sitio web. Esta información es crucial para entender cómo interactúan los visitantes con el sitio, lo que permite optimizar el contenido, la estructura y la estrategia de marketing digital. Además, los scripts se utilizan en pruebas A/B para evaluar diferentes versiones de una página web, ayudando a tomar decisiones basadas en datos sobre cambios en el diseño o el contenido.

Automatización y mejora de tareas

Los scripts también son relevantes a la hora de automatizar tareas repetitivas en un sitio web, como el envío de correos electrónicos de confirmación, actualizaciones de contenido y manejo de bases de datos. Esta automatización no solo ahorra tiempo y recursos, sino que también reduce el margen de error humano.

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!

Interacción con APIs y Servicios Externos

La integración con APIs (Interfaces de Programación de Aplicaciones) es otra área crítica donde los scripts juegan un rol vital. Permiten que un sitio web interactúe con servicios y plataformas externas, como redes sociales, sistemas de pago, mapas y otros servicios en línea, enriqueciendo así las funcionalidades disponibles en el sitio web y ofreciendo una experiencia más completa al usuario.

Accesibilidad web

Los scripts permiten crear sitios que son más accesibles para personas con discapacidades, como lectores de pantalla para usuarios con discapacidades visuales, o facilitando la navegación por teclado para aquellos que no pueden usar un ratón. La implementación adecuada de scripts puede hacer una gran diferencia en hacer que la web sea accesible para todos.

Cómo crear un script

Crear un script comienza con la comprensión clara del problema o la función que se desea abordar. Se inicia con la definición de los objetivos y las necesidades específicas: ¿Qué tarea debe realizar el script? ¿Cómo interactuará con otros elementos de la página web? A partir de aquí, se esbozan los pasos o algoritmos necesarios para realizar la tarea.

1. Elección del lenguaje de programación

Aunque JavaScript es el lenguaje más común para scripts, existen otros lenguajes que pueden ser más adecuados dependiendo del contexto. Por ejemplo, para tareas relacionadas con el servidor, como el manejo de bases de datos o la autenticación de usuarios, se podría optar por PHP, Python o Ruby.

La elección del lenguaje depende de varios factores, como el entorno de ejecución, la compatibilidad con otras tecnologías utilizadas en el proyecto y la experiencia del desarrollador.

2. Desarrollo del script

Una vez elegido el lenguaje, se procede a escribir el código. Esto implica definir variables, funciones y estructuras de control (como bucles y condicionales) que conformarán el script.

Es crucial seguir las buenas prácticas de programación, como el uso de nombres descriptivos para variables y funciones, y la organización lógica del código para facilitar su lectura y mantenimiento.

3. Inserción en HTML

Para un script basado en JavaScript, típicamente se utiliza la etiqueta `<script>` en el documento HTML. Esta etiqueta puede contener directamente el código JavaScript o hacer referencia a un archivo externo.

La ubicación de esta etiqueta es importante: colocarla en el `<head>` puede bloquear la carga de la página, mientras que situarla justo antes del cierre del `<body>` permite que la página se cargue visualmente antes de ejecutar el script.

4. Pruebas y depuración

El proceso de pruebas es crítico. Involucra ejecutar el script en varios navegadores y dispositivos para asegurarse de que funciona correctamente en diferentes entornos. Durante esta fase, se pueden identificar y corregir errores (bugs).

Las herramientas de desarrollo integradas en los navegadores modernos, como las DevTools en Chrome o Firefox, son esenciales para la depuración, permitiendo a los desarrolladores inspeccionar el código, monitorizar el rendimiento y ajustar el script en tiempo real.

5. Optimización y refinamiento

Una vez que el script funciona según lo previsto, el siguiente paso es optimizarlo para mejorar la eficiencia y el rendimiento. Esto puede incluir minimizar el código (reducir su tamaño eliminando espacios innecesarios y comentarios), mejorar la eficiencia algorítmica y asegurarse de que no afecte negativamente la velocidad de carga de la página. La optimización es un paso crucial, especialmente para scripts que se ejecutan en dispositivos móviles o en entornos con conexiones de Internet limitadas.

6. Documentación y mantenimiento

Finalmente, documentar el script es esencial para el mantenimiento a largo plazo. Una buena documentación incluye comentarios en el código que explican qué hace y por qué se hace de esa manera, así como documentación externa para usuarios o desarrolladores que necesiten entender o modificar el script en el futuro.

El mantenimiento continuo es también parte del ciclo de vida de un script, ya que necesita actualizarse para adaptarse a los cambios en la tecnología, los estándares de la web y las necesidades de los usuarios.

Manejo de scripts no deseados

Así como los scripts pueden enriquecer la experiencia del usuario y ofrecer funcionalidades imprescindibles, también pueden convertirse en vehículos para actividades maliciosas y no deseadas. Desde reducir el rendimiento de un sitio hasta comprometer la seguridad de los usuarios, los scripts no deseados son un desafío constante en el mundo del desarrollo web.

En este apartado exploramos las estrategias clave para identificar, eliminar y prevenir scripts maliciosos, así como para gestionar eficazmente los scripts en los navegadores, asegurando así un equilibrio entre la funcionalidad y la seguridad en la web.

Identificación de scripts problemáticos

El primer paso para manejar scripts no deseados es identificarlos. Esto puede ser desafiante, ya que muchos scripts maliciosos están diseñados para operar de manera encubierta. Sin embargo, hay señales de alerta: una disminución en el rendimiento del sitio web, comportamientos inesperados en la interfaz de usuario, o alertas de software de seguridad.

Herramientas de análisis de seguridad web, como escáneres de vulnerabilidades y plugins de seguridad, pueden ayudar a identificar estos scripts. También es crucial estar atento a los informes de los usuarios, quienes a menudo son los primeros en notar actividades sospechosas.

Eliminación y prevención de scripts maliciosos

Una vez identificado un script no deseado, el siguiente paso es eliminarlo. Esto generalmente implica revisar el código fuente de la página web y eliminar manualmente el script malicioso. En algunos casos, puede ser necesario restaurar el sitio web a una versión anterior segura.

A modo de prevención, es importante actualizar regularmente todos los componentes del sitio web, como CMS, plugins y temas, y utilizar soluciones de seguridad web robustas. También se recomienda implementar una política de seguridad de contenido (CSP) para restringir los recursos que pueden cargar los scripts y así evitar la ejecución de código no autorizado.

Gestión de scripts en el navegador

Los navegadores modernos ofrecen varias herramientas para gestionar la ejecución de scripts. Los usuarios pueden configurar su navegador para bloquear scripts de sitios específicos o utilizar extensiones de navegador como NoScript, que permite un control más granular sobre qué scripts se ejecutan en las páginas web. Estas herramientas son especialmente útiles para evitar scripts de seguimiento y publicidad no deseados, pero también pueden ayudar a proteger contra scripts maliciosos.

Buenas prácticas en el desarrollo web

Frameworks como el Balanced Scorecard o el análisis DAFO ayudan a las empresas en la planificación estratégica, el análisis de la competencia, la gestión de recursos y la evaluación del desempeño empresarial.

Frameworks para ciencia de datos y análisis de datos

Para los desarrolladores web, seguir buenas prácticas es esencial para prevenir la inclusión de scripts no deseados en sus sitios, entre las que podemos encontrar:

  • Validación y saneamiento de todas las entradas del usuario para prevenir ataques de inyección de scripts.
  • Uso de bibliotecas y frameworks confiables.
  • Realización de revisiones de código regulares. 

Además, la realización de pruebas de seguridad continuas puede ayudar a identificar y mitigar vulnerabilidades antes de que los atacantes puedan explotarlas.

Monitorización y respuesta rápida

Finalmente, la monitorización continua del sitio web es vital para detectar y responder rápidamente a cualquier inclusión de scripts no deseados. Esto puede incluir el uso de herramientas de seguimiento de la integridad de los archivos, así como servicios de monitorización de seguridad en tiempo real que alertan a los administradores sobre cualquier actividad sospechosa. Una respuesta rápida no solo ayuda a mitigar los daños causados por scripts maliciosos, sino que también protege la reputación del sitio web y la confianza de los usuarios.

En resumen, los scripts son elementos que aportan dinamismo y funcionalidad a la web moderna, pero su manejo inadecuado puede abrir la puerta a vulnerabilidades y experiencias negativas para el usuario. La identificación y eliminación efectiva de scripts no deseados, junto con la implementación de prácticas de desarrollo y navegación seguras, son esenciales para mantener la integridad y la confiabilidad de los sitios web.

 

New Call-to-action

Publicado originalmente el 8 de enero de 2024.

Revisado y validado por Susana Meijomil, Content Manager en InboundCycle.

FAQs sobre script

  • ¿Cuál es la diferencia entre un script de servidor y un script de cliente?

    Un script de servidor se ejecuta en el servidor web antes de enviar la página al navegador del usuario, mientras que un script de cliente se ejecuta en el navegador del usuario después de que la página web se haya cargado.

    Por un lado, los scripts de servidor son responsables de tareas como el procesamiento de formularios, la generación dinámica de contenido y la gestión de la lógica de negocio. Por otro lado, los scripts de cliente se utilizan para mejorar la interactividad y la experiencia del usuario en el navegador.

  • ¿Cuáles son los lenguajes de script utilizados en desarrollo web?

    Algunos ejemplos de lenguajes de script comunes en desarrollo web incluyen:

    • JavaScript: Ampliamente utilizado en el lado del cliente para agregar interactividad y dinamismo a las páginas web.
    • Python: Utilizado en el desarrollo web mediante frameworks como Django y Flask para construir aplicaciones web.
    • PHP: Frecuentemente empleado en el lado del servidor para crear aplicaciones web dinámicas.
    • Ruby: Utilizado con el framework Ruby on Rails para desarrollar aplicaciones web.
  • ¿Cómo se incluye un script en una página web?

    Para incluir un script en una página web, debes utilizar la etiqueta HTML <script>. Puedes colocar el código del script directamente en el documento HTML utilizando las etiquetas <script> y </script>, o puedes enlazar un archivo de script externo utilizando el atributo "src" de la etiqueta <script>
  • ¿Qué es AJAX?

    AJAX (Asynchronous JavaScript and XML) es una técnica que permite realizar solicitudes asíncronas al servidor desde el navegador sin necesidad de recargar toda la página.

    Se utiliza principalmente para cargar y actualizar contenido de forma dinámica, lo que mejora la experiencia del usuario al evitar tiempos de espera largos.

    AJAX utiliza JavaScript para realizar estas solicitudes y manipular la respuesta del servidor, que puede estar en formato JSON, XML u otro.

  • ¿Qué es jQuery?

    jQuery es una biblioteca de JavaScript que simplifica la manipulación del DOM (Modelo de Objetos del Documento) y la interacción con elementos HTML en una página web.

    Facilita tareas comunes como la selección de elementos, la manipulación del contenido, la animación y el manejo de eventos.

    jQuery se ha utilizado mucho en el pasado para simplificar el desarrollo web, aunque su popularidad ha disminuido en favor de las capacidades nativas de JavaScript en los navegadores modernos.