<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cómo mejorar tu branding corporativo y darle un impulso a tu marca? [+Vídeo]

En un mercado cada vez más saturado y cambiante, destacar entre la competencia y hacer que tu público se acuerde de ti no es tarea sencilla. En este artículo te explicaré por qué el branding debería ser parte de tu estrategia de marketing y las pautas para crear, reforzar y consolidar la identidad de tu empresa.

¡No esperes más! Empieza desde hoy mismo a planificar las acciones que mejorarán tu branding corporativo.

cómo mejorar branding corporativo

✏️   ÍNDICE DE CONTENIDOS:

- ¿Qué es el branding corporativo?
- ¿A qué puede ayudar el branding a tu empresa?
- ¿A qué retos se enfrentan las marcas en la sociedad actual?
¿Qué oportunidades se nos presentan?
- ¿Cómo impulsar tu marca?
- Conclusión
- Guía gratis: Cómo el inbound marketing puede contribuir al branding de tu empresa

¿Qué es el branding corporativo?

El branding es la disciplina que se encarga de la construcción, el crecimiento, la expansión y el afianzamiento de una marca. Reúne todos los procesos y acciones que sean necesarios, desde la creación de una marca determinada hasta la generación de valor en ella.

En la práctica, el branding se ocupa de encontrar lo que caracteriza la marca, lo que hace que sea única. ¡Esta debería ser tu principal meta!

Descárgate tu guía gratis Cómo el inbound marketing puede contribuir al  branding de tu empresa

Los elementos de diferenciación de los que hablamos se basan en atributos tangibles o intangibles del producto o servicio que sean relevantes para sus públicos. Es decir, las características que respondan de verdad a los valores, las capacidades y la personalidad de la empresa.

La principal tarea del branding es potenciar esos atributos para hacer que tu marca pueda llegar realmente al público al que te diriges.

Pero el branding no solo se encarga de detectar cuáles son estos valores. De hecho, su principal misión, en una segunda fase, es continuar trabajando para poder mantenerlos en el tiempo.

Las compañías que cuidan sus marcas de forma permanente, por un lado, serán coherentes en todo momento con sus propuestas de valor. Por el otro, también sabrán adaptar sus estrategias de marca a los retos y cambios de cada momento.

El branding corporativo se puede aplicar a cualquier tipo de empresa y podría ser justo lo que buscas para mejorar la salud de tu negocio. Así que si todavía no lo tienes claro, te diré que los beneficios que puedes obtener con un buen trabajo de branding son innumerables. Acompáñame, a continuación, te presentaré los que más te interesan.

 

¿Cómo puede ayudar el branding a tu empresa?

Trabajar tu branding corporativo es una acción que deberías tener en cuenta si tienes una empresa o gestionas una. Independientemente del tipo de producto o servicio que ofrezcas y de la fase en que se encuentre tu negocio.

Para que te hagas una idea de lo que te puede aportar, vamos a centrarnos en las ventajas de trabajar el branding corporativo:

  • Mayor tasa de crecimiento, porque captas más rápidamente clientes y lo haces a costes más bajos que tus competidores.
  • Mayor fidelidad de tus clientes. Además, consigue convertir a clientes en fans que recomiendan la marca en sus círculos de influencia.
  • Mayor facilidad para captar el mejor talento y para que tu marca resulte más atractiva para partners e inversores.
  • Alcance más fácil de nuevas categorías, mercados o negocios, gracias a la fuerza y credibilidad de tu marca y a la capacidad de establecer partnerships. Cuando un cliente confía en tu marca es más probable que se interese por nuevos productos y servicios de esta. Incluso en categorías distintas y alejadas de la original.
  • Más rentabilidad, estabilidad y sostenibilidad, porque eres menos vulnerable a los ataques de la competencia y a los vaivenes de las crisis. En cuanto a estas, si cuentas con un buen branding, además, obtienes mayor indulgencia por parte de tus clientes si cometes errores.
  • Mayor valor patrimonial y cash flow de tu marca, junto con unos menores costes de capital.
  • Mayor rentabilidad respecto a los competidores porque puedes aplicar una cierta prima de precio a tus productos o servicios. Con la reducción de costes en comunicación obtienes mayor rendimiento porque consigues captar más la atención y obtienes mayores sinergias en tus inversiones en marketing.

Los beneficios son muchos y, teniendo en cuenta la creciente competitividad del mercado, la implementación y consolidación de tu marca a través del branding es algo que no puedes dejar en segundo plano.

De hecho, el mayor desafío para las empresas hoy en día está estrictamente relacionado con su identidad. ¿Estás de acuerdo?

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

¿A qué retos se enfrentan las marcas en la sociedad actual?

El reto principal ya no consiste en generar transacciones sino en construir y mantener relaciones. Para conseguirlo, el primer paso es dotar a las compañías con significado y personalidad o, dicho de otra forma, trabajar el branding.

Por eso, es importante tener una visión muy clara de la situación del mercado, sus retos y oportunidades, de modo que la construcción, el desarrollo y la consolidación de tu marca sean eficaces.

En el siglo XXI el escenario se caracteriza por:

  • Sociedad muy cambiante. Así como las personas, las empresas tienen que aprender a ser flexibles. Es importante saber adaptarse al cambio.
  • Inmediatez. Los procesos de compra son cada vez más rápidos, y las noticias y novedades se expanden enseguida por las redes.
  • Mucha información al alcance de la mayoría de los consumidores. Hay una necesidad de seleccionar la información.
  • Globalización de la tecnología.
  • Aumento de la competencia y necesidad de búsqueda de nichos muy específicos para destacar entre tanta oferta.
  • Herramientas clásicas de comunicación obsoletas.

Conocer y acompañar las características de un entorno tan complejo y variable supone un esfuerzo, pero tiene su lado positivo. Sígueme, te contaré por qué.

 

¿Qué oportunidades se nos presentan?

Precisamente la mayoría de estos retos nos presentan oportunidades para emprender un cambio y para poder desarrollar nuevas ideas y mejoras.

Hoy en día, si quieres que tu compañía destaque entre la competencia no es suficiente con tener un buen plan de marketing. También tendrás que desarrollar eficaces estrategias de branding que permitan a tu marca atraer, generar y desarrollar vínculos con todos los grupos de interés.

No solo se trata de detectar y atraer clientes, el branding es un proceso que empieza mucho antes de la venta y que ni mucho menos termina con ella.

Por eso, el branding es imprescindible en entornos como el actual. Las marcas y sus significados se han convertido en el eje de las nuevas estrategias que las empresas utilizan para diferenciarse. ¿Entiendes ahora por qué el branding es una disciplina autónoma, madura y más necesaria que nunca?

 

¿Cómo impulsar tu marca?

Si crees que tu empresa se vería beneficiada por las ventajas que ofrece el branding, ¡sigue leyendo! Te voy a indicar las pautas para mejorar tu branding corporativo.

Primer paso: definir el plan estratégico

El principal objetivo inicial es identificar qué hace que tu empresa, tu producto o servicio sean únicos. Además, tienen que ser relevantes para tu público objetivo.

¿Por dónde empezar? Mi consejo es comenzar analizando las 3 piezas clave de esta acción:

  1. La identidad, la cultura, los valores, las competencias y las habilidades de tu empresa.
  2. El mercado actual y las tendencias.
  3. Las necesidades y aspiraciones de los usuarios actuales y potenciales.

Este primer análisis te ayudará a formular una estrategia que, basada en aquello que es hoy tu marca, defina hasta dónde quieres llegar y cómo hacerlo.

Todos los recursos internos tendrán que estar alineados con la proposición de valor que encierra la marca. De este modo, productos, personas, entornos físicos y virtuales y comunicaciones deben participar de forma activa y funcionar de acuerdo con la construcción de una percepción clara, coherente y definida.

La marca afecta a todas las áreas funcionales y debe contemplar la interacción con todos los grupos de interés, no solo con los clientes. Así que la clave es garantizar una experiencia coherente y alineada con la estrategia definida desde todos los puntos de contacto que la empresa posee, tanto propios como ganados o pagados.

El enfoque se sitúa principalmente en crear pautas de comportamiento en las organizaciones. ¿Sabías que la percepción que tenemos de una empresa se construye más a partir de lo que hace que de lo que dice?

Por este motivo, es esencial destinar inversiones regulares y específicas para la marca. Trabajar el branding tiene que ser una tarea constante. Es parte de un plan que se basa más en rentabilizar los activos, soportes y contenidos propios de que ya disponemos que en comprar espacios en los medios de comunicación.

Hay que pensar que la construcción de una marca es una carrera de fondo, no un esfuerzo puntual.

Siguientes pasos: elementos clave a tener en cuenta

El desarrollo de este plan estratégico se compone de diferentes elementos que puedes ir trabajando e implementando. Vamos a analizarlos uno por uno:

1. Identidad corporativa o identidad visual

Se refiere a los aspectos físicos y visuales de tu marca: estilo, logo, naming, packaging, ambientación de los locales, tarjetas de presentación, etc.

Si es cierto que una imagen vale más de mil palabras, piensa en el impacto que puedes llegar a generar en tu público gracias a una identidad corporativa bien desarrollada. Eso te permitirá:

  • Crear un vínculo emocional con el consumidor.
  • Transmitir los valores de tu empresa a primera vista.
  • Ser reconocida sin tener que presentarla.

Para personalizar la imagen de tu marca, puedes inspirarte en las últimas tendencias. En relación con el packaging, por ejemplo, puedes optar por materiales reciclados o reciclables, personalizarlos con elementos gráficos, utilizar nuevas tecnologías (como el código QR) para permitir un mejor rastreo del estado de entrega, etc.

La creación del nombre de la marca, el naming, es otra pieza clave para la imagen de tu marca. Captación, fidelización y posicionamiento en el entorno online están estrictamente relacionados con este elemento.

Piensa que existen consultoras especializadas en este aspecto que pueden ayudarte a identificar el mejor nombre para tu marca y detectar oportunidades estratégicas.

2. Contenidos de calidad

La creación de contenidos de calidad es una estrategia que tiene múltiples beneficios para la salud de tu empresa. Por ejemplo, un blog en el que ofrezcas información útil y de calidad te permite:

  • Dirigirte a un público target bien segmentado y aumentar las posibilidades de captación de nuevos leads.
  • Consolidar la relación que tienes con tus clientes, hacer que te recomienden y se conviertan en embajadores de tu marca.
  • Incrementar la autoridad de tu empresa en el sector y hacer que tu marca destaque entre la competencia.
  • Trabajar tu presencia online y ganar posicionamiento en los buscadores.

Los contenidos de calidad, pieza clave de una estrategia de inbound marketing, son una herramienta que deberías tener en cuenta para implementar tu estrategia de branding corporativo.

¿Quieres conocer más detalles sobre cómo el inbound marketing puede mejorar el branding de tu empresa? En InboundCycle hemos desarrollado un nuevo ebook en colaboración con la agencia de branding SUMMA. Ahí te explicamos qué acciones de marketing te ayudan a implementar tu branding corporativo... ¡y mucho más! Puedes descargártelo haciendo clic aquí. También puedes consultar este post sobre la relación entre el inbound marketing y el branding.

3. Comunicación con tus públicos

La comunicación con tus públicos es una gran oportunidad y un activo muy importante de tu empresa. Con el lenguaje correcto y las herramientas adecuadas, puedes establecer relaciones más cercanas y consolidar el vínculo con tus clientes.

Estos son algunos canales y estrategias que deberías explotar para que la percepción de tu marca adquiera valor añadido:

  • Web con buena usabilidad.
  • Emails bien estructurados y personalizados.
  • Presencia en redes sociales.
  • Ofrecer una experiencia de compra ágil y segura.
  • Servicio de atención al cliente capaz de escuchar y ofrecer las mejores soluciones.

Trabajando constantemente para la mejora de estos elementos en tu estrategia, los resultados no tardarán en llegar. Y, lo más interesante de todo, tendrás unos clientes enamorados de tu marca. ¿Qué más quieres?

Conclusión

Como hemos visto, las marcas son realidades vivas y deben ser constantemente dirigidas y cuidadas para que no pierdan su capacidad de influencia y su valor.

La construcción de una marca es el resultado acumulativo de todo lo que una empresa dice o hace desde todas sus formas de manifestación. Por eso, es difícil definir dónde empieza y dónde acaba la disciplina del branding.

Y, sobre todo, recuerda: cada acción y expresión proyectará una imagen de tu empresa en la mente de las personas con las que interactúe tu marcaLas compañías que cuidan sus marcas de forma permanente, por un lado, serán coherentes en todo momento con sus propuestas de valor. Pero también sabrán adaptar sus estrategias de marca a los retos y cambios de cada momento.

Si has llegado hasta aquí es porque crees en las potencialidades que ofrece trabajar el branding de tu empresa. ¡Pues creo que vas por muy buen camino! :)

Ahora, cuéntame: ¿qué acciones de branding has realizado hasta ahora y cuáles te gustaría implementar? Te espero en los comentarios para seguir desarrollando esta apasionante temática. ¿Seguimos?

guia inbound marketing y branding

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos