<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué es el MVP o Producto Mínimo Viable?

diseño mvpEl primer paso que debería dar el emprendedor en mundo del marketing para startups, y la mejor forma para agilizar el proceso de adaptación de un nuevo producto al mercado y al cliente es el producto mínimo viable (producto mínimo viable o MVP).

Este concepto, popularizado por el experto en start-ups Eric Ries, podría definirse como el conjunto mínimo de funcionalidades que precisa un emprendedor para aprender de sus clientes potenciales, y en concreto, de aquellos que estén más interesados en su nuevo producto (es decir, aquellos que sufren con mayor intensidad el problema para el que se pretende dar una solución). Por lo tanto, este colectivo será el que estará más dispuesto a utilizarlo y a hablar de él.

Otra aproximación a este término es la que propone Rise. Según este autor, el MVP es una versión parcial de un producto orientada a descubrir rápidamente qué pide el cliente, empleando para ello el menor esfuerzo posible.

Cuando se habla de validar, no se trata de preguntar a los clientes si estarían dispuestos a usar un determinado producto o a pagar por él, sino a promover su utilización entre usuarios reales. A su vez, este proceso debe proporcionar métricas o datos que permitan al empresario aprender sobre este servicio.

Objetivos del MVP

El MVP persigue varios propósitos:

  • Evitar la creación de un producto que nadie quiere.

  • Maximizar el aprendizaje respecto a los clientes por cada euro invertido (es decir, que la empresa no se quede sin recursos económicos).

  • Conseguir pruebas y evidencias antes de que sea demasiado tarde para el emprendedor.

En definitiva, el MVP recoge la esencia del marketing de una start-up y de la filosofía que debe seguir cualquier emprendedor: evitar construir algo que no interesa a nadie, aprender lo máximo invirtiendo lo mínimo y conseguir hechos que ayuden a corregir el plan de negocio inicial.

Eso sí: el MVP también puede dar problemas, ya que la mayoría de las veces es mucho más reducido (más mínimo) de lo que el emprendedor puede llegar a pensar.

Además, éste no es el único término que crea controversia dentro del MVP; otro de los aspectos conflictivos es la palabra producto. Cuando pensamos en ella, tenemos la imagen de algo mucho más acabado y pulido. Por eso, en vez de recurrir a este concepto, a veces es preferible optar por el de experimento.

Considerando este aspecto, el MVP sería un experimento de negocio orientado a conseguir el máximo aprendizaje posible con la mínima inversión económica y de tiempo. Por lo tanto, podría entenderse como una estrategia para evaluar una idea en el mercado de una forma rápida y cuantitativa, es decir, como una táctica para reducir las pérdidas y poner el producto en manos de los usuarios lo antes posible.

By Alexis Roqué

Crédito imagen: graur codrin

marketing startup cta post
plantilla presupuesto anual empresa

También te pueden interesar...

Branding digital: potencia tu imagen de marca a través del diseño
Canales de Telegram: cómo captar y nutrir leads a través de ellos
Microinfluencers, cómo incluirlos en tu estrategia de marketing

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos