<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Qué es el spinning de contenidos y por qué no debes usarlo en tu negocio

“Necesito contenido para mi web pero no tengo tiempo de elaborarlo”. “Llevo semanas sin actualizar mi blog pero no se me ocurren buenas ideas para nuevos posts”. “Estoy bloqueado con mi blog y no soy capaz de generar contenido de calidad de manera rápida y fluida”.

Es posible que te sientas identificado con estas frases e incluso que las haya hecho tuyas en más de una ocasión. Lo cierto es que es una circunstancia muy normal y bastante habitual en cualquier profesional que quiera actualizar con frecuencia la web de su negocio, sobre todo si lo hace sin ningún tipo de ayuda.

No se puede negar que la falta de actualización de una web o blog con contenido de calidad (lo recomendable es un post diario, pero lo mínimo serían 2 o 3 nuevos contenidos semanales) es uno de los factores que, no cabe duda, nos hará perder posiciones en las entradas de Google y otros buscadores. Y ahí tenemos un problema.

La falsa solución del spinning

Ante esta situación de falta de contenido, algunos responsables de páginas webs o blogs recurren al spinning o spineo.

El spinning de contenidos consiste en intentar elaborar variaciones del texto de un artículo anterior con el fin de que parezca un post original y de calidad.

De esta forma, spinear textos se ha convertido en una técnica que cuenta incluso con diversas herramientas, software y hasta algunas plataformas online (normalmente de pago) supuestamente especializadas en la creación de posts originales a partir del refrito de uno o varios artículos anteriores.

spinning de contenidos.jpg

¿Qué es spinear? ¿Cómo funciona el proceso?

La idea es (de forma manual, con algún sistema de automatización del proceso o bien mediante una combinación de ambos) conseguir un artículo pretendidamente nuevo y original, tomando como base uno o varios posts anteriores de similar temática.

Para ello se utilizan las siguientes técnicas:

  • Búsqueda de sinónimos
  • Cambios sintácticos
  • Modificaciones en el orden de los párrafos
  • Cambios en los títulos y los subtítulos

¿Qué resultados se obtienen?

En general, los resultados que se obtienen con las diferentes técnicas para spinear textos son muy deficientes. Se acaba obteniendo un texto con algunas de las características siguientes (o incluso todas):

  • La calidad de redacción del texto es muy baja, con errores numerosos y graves de ortografía y ortotipográficos, así como también sintácticos y de sintaxis.
  • No se consigue contenido original ni con valor añadido para el usuario.

Spineo de contenidos: problemas

Como consecuencia de la baja calidad de los textos, los posts elaborados mediante algún método de spineo van a tener estos problemas:

  • Es muy probable que Google los detecte como contenido duplicado, con la consiguiente penalización.
  • La baja calidad de redacción y los errores tipográficos también nos van a hacer perder posiciones en Google.
  • Acabaremos perdiendo visitas por no ofrecer contenido de calidad ni valor añadido para el usuario.
  • También nos arriesgamos a sufrir reclamaciones de los autores de los textos originales, a partir de los cuales se realiza el spinning.

¿Es aconsejable utilizar esta técnica en nuestra web o blog?

Aunque podamos caer en la tentación de spinear textos porque es una forma de obtener posts de forma más rápida, nuestra opinión es muy clara al respecto: no es una técnica adecuada ni recomendable y nos va a acarrear más problemas que supuestos beneficios.

Lo cierto es que no es posible redactar de manera automática textos de calidad y que no sean considerados como contenido duplicado por Google. Esto significa que los textos espineados repercutirán negativamente en el SEO (si quieres detalles sobre SEO, descárgate la guía Los secretos del SEO) de la web de nuestro negocio. Dicho de otro modo, el resultado final va a acabar siendo justo el contrario del que perseguimos.

Una estrategia de contenidos solamente es positiva cuando invertimos el tiempo necesario en elaborar contenidos originales de calidad, que aporten valor añadido al usuario y sean bien valorados por los robots rastreadores de Google.

Si bien es cierto que la redacción de contenido original y de calidad implica un importante esfuerzo y, en ocasiones, la ayuda de colaboradores externos, no cabe duda de que los resultados que se obtienen acaban valiendo la pena.

Si tras la lectura de esta entrada quieres aprender más sobre marketing de contenidos, te recomendamos los siguientes artículos de nuestro Diccionario de Marketing Online:

blogging for business