<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

4 consejos para superar el test mobile friendly de Google

El tráfico web a través de un smartphone o tablet crece día tras día y, como no podía ser de otra forma, Google ha decidido que en 2015 va a trabajar para que en su buscador se vean beneficiadas todas las webs que utilicen un diseño responsive.

test-mobile-google

Si utilizas Google Webmaster Tools puede que te haya llegado el “temido” mensaje de Google con el título de “Fix mobile usability issues found on…”. Si es así, ya puedes empezar a trabajar para arreglarlo porque no solo afectará a la experiencia de cualquiera que te visite a través del móvil, sino que Google podría penalizarte y hacerte perder tu valiosa posición en el buscador.

Cómo saber si mi web pasa el test mobile friendly de Google

Antes de preocuparnos o quedarnos esperando que nos llegue el aviso de Google deberíamos ver si nuestra web pasa el test de los de Mountain View. Hacerlo es bastante fácil, ya que tan solo tendréis que hacer la prueba de optimización para móviles de Google y esperar el resultado.

En caso de que pasemos el pequeño examen de Google, no hay problema, pero en caso de que Google detecte que nuestra web no está adaptada para móviles… tenemos un problema que hay que solucionar.

Consejos para convertir tu web en mobile friendly

Si no hemos superado el test, tendremos que arreglarlo antes de que Google decida que nuestra dejadez merece bajar unos cuantos puestos en las SERPS. Para hacerlo quizás baste con hacer un rediseño leve de la web o, directamente, tendremos que crear una versión móvil de la misma para cumplir las “exigencias” de Google.

Hagáis lo que hagáis, os recomendamos seguir estos cuatro consejos para que la web no solo pase el test de Google, sino que también consiga pasar el test personal de cada uno de los visitantes que tengáis.

1. Rediseña pensando primero en la versión móvil

Si has decidido rediseñar la web desde cero para adaptarla al tráfico móvil, olvídate del planteamiento clásico en el que primero se creaba la versión para ordenadores y posteriormente la de móvil. Ahora hay que hacerlo al revés: primero la versión móvil y después la de escritorio.

Hoy en día hay que simplificar al máximo las páginas web para no marear al usuario y que pueda encontrar todo en muy poco tiempo, por lo que en el móvil deberemos poner los elementos esenciales y poco más. Piensa primero en este diseño y, cuando lo tengas terminado, podrás ampliar para optimizar la web en su versión de escritorio.

2. Reduce el peso de la página al máximo

Cuando estamos en un ordenador nos puede importar un poco menos que una web tarde más en cargar, aunque realmente ya no aguantamos ni cuatro segundos esperando. Imagina la paciencia que se puede tener a la hora de intentar entrar a una web a través del móvil, todavía menos.

La versión para móvil debe cargar lo justamente necesario y sería conveniente evitar que cargara los mismos elementos que la versión de escritorio. Por ejemplo, en la versión para PC podríamos tener un precioso slider en el que mostramos nuestras últimas noticias con imágenes de máxima calidad, pero… ¿es eso realmente necesario en el móvil? Y si aun así crees que debería estar, haz que la versión móvil cargue imágenes de menor resolución y peso para que el slider no esté ralentizando la carga de la web.

3. Olvida los pop ups

No hay nada más incómodo que estar cerrando pop ups en un móvil. En la versión de escritorio son útiles, son una buena herramienta de generación de leads y no molestan demasiado porque son fáciles de cerrar, pero en un móvil cerrarlos se puede convertir en un verdadero infierno.

Todas las ventanas emergentes de tu web deben ser eliminadas en la versión móvil, sin excepción. Cualquiera que entre en tu página y se encuentre un pop up que le impida seguir leyendo ni tan siquiera se molestará en cerrarlo en el 99% de los casos. Lo que hará es cerrar directamente tu web.

4. Vigila el tamaño de todos los elementos

Un ratón es preciso y, salvo que pongamos un call to action o una sección de un menú extremadamente pequeña, será difícil que nos equivoquemos al hacer clic. En un móvil no tenemos ratón y las personas que utilizan un lápiz táctil se pueden contar prácticamente con los dedos de las manos.

¿Qué quiero decir con esto? Que un dedo no es para nada igual de preciso que el ratón. Si pones los botones de un tamaño en el que al pulsarlos podamos pulsar sin querer el que está al lado, el texto que está abajo o cualquier otro elemento, lo que harás es dificultar la navegación a través de la web.

Los botones deben tener un tamaño considerable y los menús no deben tener sus opciones muy cerca, siendo recomendable utilizar los conocidos menús en cascada.


Según diferentes estudios prácticamente más de la mitad de las búsquedas en Google se hacen a través del móvil. ¿Vas a desperdiciar ese volumen de visitas por no tener una web responsive? Aplica estos consejos, haz feliz a Google y optimiza tu web para aprovechar al máximo todas esas visitas a través del móvil.

elementos imprescindibles para tu web

 

También te pueden interesar...

Cómo analizar tu página web para saber si es óptima
Branding e inbound marketing [+Vídeo]
Modelos de atribución multicanal: qué son y cuál debo usar [+Vídeo]

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

email Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos