<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Comercio electrónico: ¿qué es y cómo conseguir una buena usabilidad?

Las ventas por internet han ido creciendo de manera exponencial en los últimos años gracias a la proliferación del comercio electrónico. Esta afirmación, que podría parecer evidente, entraña un fenómeno esencial que es el modo en que este comercio electrónico es utilizado por el usuario. ¿Lo descubrimos juntos?

Para empezar, una definición: se consideran comercio electrónico aquellos negocios que consisten en la compra y venta de productos y/o servicios a través de internet y otras redes. Conocido también como ecommerce, el comercio electrónico ha acercado tiendas de todo el mundo a todos los internautas que muestren interés en realizar compras en ellas.

Así, se ha liberado el comercio y se ha dado paso a que una gran cantidad de empresas den el salto al mundo online atraídos por la gran oportunidad que ello supone. No obstante, antes de lanzarse al mundo de internet es necesario que las páginas web estén bien formadas para tratar de maximizar la experiencia del usuario y para que este se sienta cómodo realizando las compras a través de la web. Para ello es fundamental tener siempre en mente el término usabilidad. Ahora sí, ¡empecemos!

Comercio electrónico: en busca de una buena usabilidad

La usabilidad es una característica de la página web o de un programa informático que implica que estos son fáciles de usar, ya que la lectura de los textos es sencilla, la navegabilidad intuitiva y las funciones y descargas son fácilmente accesibles por parte del usuario, de manera que este se siente cómodo en dicha web o programa.

Esto, llevado a un ecommerce, cobra una mayor importancia. Como te acabo de comentar, cada vez son más las empresas que se lanzan a su aventura online, y dada la gran oferta que hay en el mercado, los usuarios se decantan por aquellas páginas que son más fáciles de navegar y más intuitivas, haciendo que la usabilidad se vuelva una prioridad a la hora de diseñar la página web.

Piensa que si haces tu web desde un principio pensando en la experiencia del usuario, este se sentirá más cómodo y el proceso de compra se dará con mayor frecuencia.

Ahora que está claro por qué la usabilidad es fundamental dentro de un ecommerce, ¿qué hay que tener en cuenta realmente para que un sitio disfrute de una buena usabilidad?

  • La distribución de los elementos. Es fundamental una buena distribución de los elementos que se muestran. Utiliza categorías para que sea más fácil que los usuarios localicen lo que quieren fácilmente. Luego emplea una distribución lógica para el usuario, piensa cómo buscarían ellos los productos. Por último, da la opción de que, una vez seleccionado el producto, aparezcan productos relacionados. Esto aumentará la experiencia del usuario y, también, su cesta de la compra.
  • Cantidad de elementos. Muy relacionado con lo anterior, la cantidad de elementos que se muestran es fundamental. Mostrar muchos elementos, todos ellos juntos, puede llegar a resultar agobiante y nada práctico para el usuario.
  • Información que se muestra. La información, en todo momento, debe ser clara y concisa. Explica bien de qué se trata el producto y, en la medida de lo posible, acompaña esta información con fotos o vídeos para hacer el producto más comprensible. En cuanto a la información de pago, esta debe ser visible en todo momento, aportando transparencia y confianza a los posibles compradores.
  • Que la web funcione correctamente. Testea la web de manera periódica para detectar posibles fallos. Piensa que si esta tiene fallos, tanto en el momento de búsqueda de información como en el momento de realizar la compra, el usuario no tendrá una buena experiencia de compra. Y esto es lo que se persigue en todo momento, ¿no crees?
¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

Tips para mejorar la usabilidad en un comercio electrónico

Seguro que tienes claro que la usabilidad en tu ecommerce es fundamental. ¿Alguna vez te has llegado a plantear que la posibilidad de que un usuario no acabe convirtiendo en nuestra página web proviene de esa falta de usabilidad en la web? Pues sí, si crees que tus productos están en un precio medio o que la calidad de estos es palpable, al igual que su exclusividad, puede que tu problema esté en la estructura de tu página web. ¡Míralo bien!

Aunque cada ecommerce es un mundo y presenta unas particularidad, lo cierto es que hay ciertas buenas prácticas que son extensibles de manera general a todo tipo de páginas webs. Toma nota y empieza a aplicar estos conceptos hoy mismo:

  • Evitar los textos largos. De nuevo, la información que aportes al usuario debe ser clara, concisa y breve. Los textos largos que no aportan valor pasan desapercibidos para los usuarios. Es mejor escribir textos cortos muy explicativos que informen correctamente, que no párrafos y párrafos que estén orientados más al SEO y los buscadores que a las personas. Como siempre, el éxito está en el equilibrio.
  • Que sea una página intuitiva y ordenada. Quizás esto es lo más importante. Seguir un orden dentro de la página web es fundamental para poder guiar al usuario. Establece menús claramente diferenciados y que siempre estén visibles, ya que eso ayudará al usuario a moverse fácilmente por la web. Por otra parte, si puedes categorizar tus productos y servicios, ¡hazlo! Es más sencillo para un comprador ir directamente a la sección de lo que busca que ir buscando su producto entre una gran cantidad de artículos. Mi consejo: establece un buen mapa web pensando en cómo busca tu público objetivo y, si es necesario, realiza varias pruebas para ver qué tipo de página resulta más intuitiva.
  • Jugar con las imágenes. Seguro que ya sabes que la imagen en un ecommerce lo es todo, ya que es la mejor manera que tiene el usuario de ver cómo es el producto que va a adquirir. Así que, siempre que puedas, deja un espacio reservado para las imágenes. ¡Seguro que así los clientes empatizan más con tu empresa y sus productos!
  • Proceso de compra fácil y comprensible. El cliente tiene que saber en todo momento qué hacer para adquirir un producto, así que pónselo fácil. Deja siempre visible el carrito de compra para que pueda consultar los pedidos realizados. Habitualmente, tendemos a consultarlo en la parte superior, junto al menú, así que sitúa tu carrito por esa zona. Por otra parte, da la posibilidad de comprar directamente el producto una vez estés dentro de él, y, si es posible, no obligues al usuario a registrarse, ya que eso puede ser considerado un freno de compra. Habilita opción de compra para usuario registrado y para invitados. Por último, deja siempre visibles los tiempos de entrega, así como los métodos de pago y devolución, ya que, si no lo haces, el usuario puede pensar que estás ocultando algún tipo de información.
  • Tiempo de carga. Vivimos en una sociedad que va muy deprisa, por lo que, por regla general, somos muy impacientes. Es por ello que el tiempo de carga de una web debe ser rápido para que el usuario no se desespere y se vaya. Así que comprueba la velocidad de carga de tu web y trata de mejorarla al máximo.
  • Barra de búsqueda. Para un usuario, disponer de una barra de búsqueda es muy útil, ya que le permite llegar al producto/servicio que realmente quiere sin tener que navegar por toda la página web. Instala una, si todavía no la tienes, y asegúrate de que está visible en todo el momento.
  • Contacto. Disponer de una sección de contacto a la que el usuario pueda acceder para que se dé respuesta a sus dudas, ayuda mucho a mejorar la confianza del posible comprador en la empresa y en su sitio web. Desde redireccionar a redes sociales o facilitar un email o un teléfono de contacto, hasta disponer de un chat en vivo para poder conversar con tus clientes. ¡Tú decides qué opciones de contacto das!
  • Call to actions (CTA). Las llamadas a la acción pueden resultar muy útiles para lograr tu objetivo. Si quieres conseguir la descarga de un ebook o la compra de algún producto en concreto puedes insertar CTA en la home o en algún banner para incitar al usuario a que haga clic.
  • Diseño responsive. El diseño responsive ya no es un tema opcional, prácticamente es necesario en todos los casos, ya que vivimos en un mundo mobile y los usuarios consultan las páginas web desde todo tipo de dispositivos. Así pues, si tu web no está correctamente adaptada, estarás consiguiendo una mala experiencia del usuario.

Ahora ya sabes: empieza a poner en práctica estos buenos hábitos en tu página web y mejora su usabilidad. ¡Verás grandes cambios en poco tiempo!

Plantilla Plan de marketing online

También te pueden interesar...

6 vídeos que te ayudarán a potenciar las ventas de tu empresa
Sales Enablement: cómo conseguir ventas más eficaces y rápidas
Smarketing para romper las barreras entre sales y marketing

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos