<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El peor error que puedes cometer al crear un blog

A la hora de crear un blog y ponerte a leer recomendaciones puedes estar horas leyendo. Horas no, días, semanas e incluso meses. Y leerás de todo, desde cosas útiles hasta otras más desactualizadas u otras que no sirven para nada.

En los más de 40 posts que escribí en InboundCycle en 2015, yo ya te he dado bastantes consejos. Pero hoy, para que arranques el año sin equivocarte, te voy a decir cuál es el peor error que puedes cometer si estás pensando crear un blog. O si ya lo has creado y estás empezando.

¿Imaginas cuál puede ser? ¡No esperes a descubrirlo: sigue leyendo!

error_crear_blog.jpg

¿Solo piensas en las visitas?

Por desgracia es así. Si acabas de empezar te obsesionarás con Google Analytics y su vista en tiempo real para ver quién entra en tu blog y qué hace. Y estarás así días y días. A todos nos ha pasado y es una pequeña adicción del blogger que empieza.

Y ese es el gran error. Pensar solo en las visitas. Piénsalo de verdad: ¿qué es una visita? Es como si alguien entrara en tu tienda, mirara cuatro cosas y se fuera para no volver nunca jamás. ¿De qué te sirve?

Sí, es lógico que para que un blog funcione tienes que tener visitas. Si no fuera así, dime para qué estarías escribiendo. Pero no necesitas 10.000, 100.000 ni 1.000.000 para triunfar. Eso son falacias. De hecho, no necesitas ni un número exacto de palabras para conseguir destacar.

Te diré qué es lo que necesitas para que tu blog funcione y puedas llegar a vivir de él. ¡Llegó el momento!

¿Por qué no piensas más en los suscriptores?

1.000 suscriptores. Esa es la cifra. La cifra con la que tu blog puede comenzar a generar ingresos y darte un pequeño sueldo que haga que merezca la pena echar horas y horas en él.

Da igual que tengas 50 visitas al día. Si tienes 1.000 suscriptores ya tienes una base para crear tu Buyer's Journey y comenzar a rentabilizar tus esfuerzos.

Volvamos al ejemplo de la tienda. Si una visita es alguien que entra y se va, digamos que un suscriptor es (como mínimo) alguien que entra, pregunta y te deja los datos para un concurso que estás organizando. O que se saca la tarjeta de fidelidad (la típica de las gasolineras, tiendas de ropa, etc.). 

Hay una gran diferencia, ¿verdad? A la visita no la veremos más. No sabremos cómo se llama. Ni le pondremos cara. Al suscriptor le podemos poner (como mínimo) nombre, apellidos y un email. Y, dependiendo de la situación, podríamos hasta saber dónde trabaja, de qué, en qué población y cuál es su número de teléfono.

Y no solo hay diferencia en la captación de datos. Un suscriptor es alguien que confía en ti. Nadie da su email por cualquier cosa, ya que hoy en día se le empieza a dar casi tanta importancia como al teléfono. Es algo privado y personal, sea de trabajo o no.

Si alguien te da esos datos es porque tienes ganada su confianza o, al menos, el beneficio de la duda. Y ese es un gran paso para poder generar una posterior venta a través de ese Buyer's Journey. ¡Aprovéchalo!

No pienses tanto en las visitas. Piensa en el embudo de ventas

No te obsesiones con las visitas. En 2016 dedícate a crear un embudo de ventas con sentido y con una tasa de conversión elevada. Olvídate de las 100.000 visitas al mes y céntrate en conseguir que el número de suscriptores crezca.

Te aseguro que hoy en día, al menos en el mundo del blogging, se gana mucho más con 5.000 suscriptores que con 10.000 visitas al día. Y, si no te lo acabas de creer, te animo a que lo compruebes por ti mismo. ¡Y que luego, por supuesto, me cuentes tu experiencia!

checklist ejecutar una campaña de inbound marketing

También te pueden interesar...

Cómo actualizar WordPress: mantén tu blog al día
Marketing hotelero: 7 claves para aumentar tus reservas
¿Cómo definir el plan de marketing de una empresa del sector industrial?

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos