<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing

Cómo evitar que tus correos lleguen a la carpeta de spam controlando el bounce rate

Cualquiera que quiera implementar el Inbound Marketing en su negocio sabe de la importancia del email marketing. Hay pocos canales de venta más poderosos y si lo optimizamos al máximo nuestra tasa de conversión puede mejorar mucho más que incluso haciendo mejoras en la web, redes sociales u otros canales.

No-Spam-Email

Imagina que te has concienciado de esto, has comenzado tu estrategia de email marketing y arrancas con una base de datos decente. Sin embargo, te das cuenta de que tu tasa de apertura y de conversión es muy pequeña. ¿Por qué podría ocurrir esto? Por muchos motivos, pero uno de los más habituales y fáciles de solucionar es el bounce.

¿Qué es el bounce en el email marketing?

El bounce es un indicador que refleja el número de correos que no hemos podido entregar a los usuarios que conforman nuestra base de datos. Es decir, son todas aquellas personas a las que no les llegan nuestros correos electrónicos.

Hay que dejar claro que en el bounce el motivo por el que no les llegan los correos no tiene que ver con que vayamos a la carpeta de spam. Siempre serán motivos técnicos, como que el correo ya no existe, que está mal escrito o que está lleno y no permite recibir más emails.

Además, dentro del bounce existen dos tipos distintos: Soft Bounce y Hard Bounce. Veamos qué significa cada uno.

  • Soft Bounce: se produce este rebote cuando existe un problema temporal con un correo válido, es decir, que el correo está bien escrito o existe pero no está recibiendo tus emails. Suele ocurrir cuando la bandeja de entrada de este usuario está llena o su servidor está sufriendo algún tipo de problema.

  • Hard Bounce: se produce cuando el correo electrónico no existe y estamos enviando nuestros emails “a la nada”. Puede que lo hayamos escrito mal o que el correo haya sido borrado, por lo que esta persona jamás va a recibir nuestros emails.

¿En qué influye el bounce en nuestra estrategia de email marketing?

Los proveedores de acceso a Internet o ISP (compañías que ofrecen ADSL y conexión por cable) utilizan el bounce rate para determinar la reputación de una empresa o persona que envía correos electrónicos. Si tu tasa de rebote es muy alta, te podrían considerar como un spammer y directamente mandar todos tus correos al spam.

Por este motivo, debemos tener muy controlado el bounce rate y tener una tasa muy baja. Una cifra ideal sería cualquiera que esté por debajo del 2-3%, ya que es el baremo que suelen utilizar los ISP para determinar si eres spam o no.

Cómo controlar la tasa de rebote

Para evitar que nos consideren como spam, tendremos que controlar esta tasa y mantenerla en una cifra baja como la comentada en el punto anterior. Conseguirlo no es muy difícil, ya que tan solo tendremos que tener actualizada nuestra base de datos y conocer qué correos están dentro de este bounce rate.

No solo nos valdrá con conocer que están dentro del bounce rate, sino que también tendremos que saber si están en el soft bounce o en el hard bounce. ¿Por qué? Porque tendremos que tomar diferentes decisiones dependiendo de si están en uno o en otro.

Los correos que estén en el hard bounce deberán ser eliminados de la base de datos sin ningún tipo de reparo. Son correos inexistentes de personas con las que no vamos a poder contactar nunca, ya que estos correos no funcionan y no sirven para nada.

Los emails que estén en el soft bounce no deberán ser borrados inmediatamente. Eso sí, deberemos ponerlos bajo vigilancia y observar si el problema temporal que no permite que les lleguen nuestros correos remite o se sigue repitiendo. Si durante varios envíos vemos que el problema persiste, también deberemos borrar estos emails de la base de datos.

En general es bastante fácil hacer este seguimiento de la base de datos y mantener la tasa de rebote en porcentajes bajos, ya que la mayoría de programas de email marketing te indican los correos que están en esta situación.

Además, estos correos distorsionan nuestras estadísticas de email marketing como la tasa de apertura, tasa de conversión o tasa de clics. Podrían hacer parecer que tenemos un porcentaje muy bajo en cada una de las métricas, cuando realmente nuestra estrategia es buena y el problema está en que esos correos ni siquiera están recibiendo lo que enviamos.

Es un proceso fácil de ejecutar y que puede ahorrarnos muchos problemas en un futuro, ya que si por descuidar esto entramos en la lista de spam de algún ISP tendremos un problema bastante grave. Salir de estas listas es complicado, requiere tiempo y es muy tedioso, por lo que no te compliques y corta el problema de raíz controlando el bounce rate dentro de tu estrategia de email marketing.

introduccion al email marketing

También te pueden interesar...

Argumentario de ventas: qué es, cómo crearlo y por qué necesitas uno
Marketing digital para PYMES: 8 acciones para captar clientes
InMails en LinkedIn: qué son y 6 trucos para tu estrategia de ABM (Account Based Marketing)

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Dean Romero

Dean Romero

La carrera de ciencias empresariales no me sirvió demasiado. Durante el último año de la facultad descubrí casi por accidente el impresionante mundo de los blogs y desde ese momento tuve claro que el marketing online iba a ser lo que marcaría mi futuro profesional.

Justo después empecé a admirar cada vez más el misterioso y enigmático mundo del SEO y tras conseguir las primeras 50.000 visitas al mes con mi primer blog en poco más de un año me comprometí con la idea de tratar de replicar este modelo en todos y cada uno de los blogs que pudiera crear. Ahora trato de seguir aprendiendo en Inbound Cycle, un sitio que me hace sentir bien como pocos lo han conseguido hasta ahora.

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos