<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo escribir (bien) un artículo en la mitad de tiempo

Escribir un artículo (si es bueno) cuesta bastante tiempo y trabajo. Conseguir la idea, recopilar información, sentarte a escribir, maquetar el contenido... Un sinfín de tareas que pueden agobiar a más de uno.

Yo llevo escribiendo miles y miles de palabras más de un año. Y cada vez las escribo más rápido. Pero eso no quiere decir que escriba peor contenido.

¿Cuál es la receta para conseguirlo? Pues, igual que con la comida, cada uno tiene una propia. Yo hoy te voy a contar la mía. Si a mí me funciona, ¿por qué no podría funcionarte a ti también?

como_escribir_un_articulo

1. Guarda una hora al mes para sacar ideas

Usa tu calendario, tu Trello, Basecamp, ToDo o lo que quieras. Como si es un post-it en la esquina de la pantalla. Reserva una hora al mes para sentarte delante de un Word, bloc de notas o un papel para escribir ideas e ideas.

En este momento no es preciso ni que pienses demasiado sobre cada una. Simplemente dedícate a escribir una tras otra. Todas las que se te ocurran, por muy alocadas o simples que parezcan. Lo importante es que tengas al menos 30.

Parecen muchas, pero te digo que salen. Después habrá que filtrar mucho, pero de ahí (si estás inspirado) te saldrá una línea editorial para meses. ¡Primer reto logrado!

2. Elige una idea

Cuando te toque escribir un artículo busca este archivo u hoja de papel. Ahora piensa en 3 o 4 problemas que tiene tu Buyer Persona y busca temáticas que puedan estar relacionadas con algunos de ellos.

Si tu blog está bien orientado, tienes un conocimiento básico de tu Buyer Persona y feedback en forma de comentarios, tweets y demás, sabrás bien qué tienes que buscar.

¡Coge esa idea y vamos a por ella!

3. Lucha con el título, los encabezados y la investigación

Vamos a trabajar por periodos de 25 minutos. No quiero que te sientes 2 horas a escribir sin parar. Sólo 25 minutos por bloque.

Los primeros 25 minutos los vas a dedicar a escribir un título y los encabezados del post. Son la parte más importante del artículo y se merecen ese tiempo. Piensa seriamente en el SEO en esta parte.

Después, si has sido capaz de hacerlo en ese tiempo, pasas a hacer una investigación de todos los artículos que necesitas para informarte o para enlazar. Si necesitas frases, fotografías exactas de algo, capturas o lo que sea.

Todo lo debes tener a mano antes de escribir. Dedica otros 25 minutos a todo este proceso de investigación. Y sí, llevamos 50 minutos y no hemos escrito ni una palabra. ¡Sigamos!

4. Escribe el principio y el final del artículo

Google no es el único que lee primero el principio y el final de un artículo. El usuario, en muchísimas ocasiones, también lo hace. Y por ello, todo eso se merece otros 25 minutos para conseguir que sean épicos.

Utiliza fórmulas de copywriting. Capta la atención en el párrafo inicial. Y "obliga" al lector a ejecutar el CTA que le hayas colocado en el final del artículo (comentar, compartir, descargar algo, lo que sea).

Si la introducción y el final del artículo son malos, vas a despediciar el resto del contenido por muy bueno que sea. Perderás muchos lectores que cerrarán el post nada más entrar y muchísimas posibilidades de conseguir que tu call to action funcione.

5. Escribe el cuerpo del artículo

Ahora toca la parte más grande: escribir todo el contenido restante. Aquí, igual que hemos hecho hasta ahora, intenta dividirlo todo en bloques de 25 minutos. 

Ponte metas del tipo "voy a rellenar estos dos encabezados/secciones en 25 minutos" y ponte el reloj delante. No sabes el efecto positivo que tiene un reloj sobre la productividad, es impresionante.

Y otra cosa que debes evitar en esta parte es corregir. No corrijas nada de nada. Escribe, escribe y escribe sin parar. Da igual que se te olvide una tilde. Que esa frase tenga una errata. Que no suene demasiado bien. Solo escribe.

6. Edita el artículo

Ahora sí. Una vez terminado al 100% el artículo toca editarlo. De verdad, nunca hagas las dos cosas a la vez. Solo provocarás distracciones, tardarás 4 veces más y conseguirás desesperarte.

En esta edición hay varios puntos obligatorios:

  1. Revisa el título y los encabezados para ver que tienen sentido y son escaneables.
  2. Corrige todos los fallos de ortografía y las erratas que veas en la lectura.
  3. Corta las frases, destruye aquellas que no aporten nada e intenta eliminar el máximo número de adverbios y adjetivos.
  4. Añade muchas, muchas preguntas. Las preguntas son toques de atención para el lector y mantienen la atención.
  5. Analiza el SEO On Page para ver que el post tiene sentido de cara a Google.
  6. Lee el post en alto y, si encuentras dificultad en alguna parte, modifícala de inmediato.

7. Publícalo 

Tu artículo está listo. Solo te queda publicarlo y comenzar a difundirlo. Solo tengo una mala noticia: si tu blog es poco conocido, el éxito de este artículo dependerá en un 80% de la difusión (salvo que esperes a que el SEO sea la principal fuente de tráfico).

Como sé que la difusión de artículos es un tema que muchos tenemos pendiente mejorar (y me incluyo), te dejaré una pregunta aquí para que la respondas: ¿te interesaría que investigara y creara un artículo sobre técnicas de difusión que funcionan?

Si la respuesta es afirmativa, ¡házmelo saber en los comentarios y me pondré manos a la obra!New Call to action

También te pueden interesar...

Cómo hacer una historia en Instagram que genere interacción con tus seguidores
WhatsApp Marketing: ¿cómo desarrollar hoy mismo una campaña poderosa?
Email marketing automation: qué es y 5 cosas que debes evitar

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos