<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Branding personal: el mejor compañero del freelance

Ya he dicho en muchos artículos, tanto en Inbound Cycle como en mi propio blog, que el mercado presencial y online está saturado. Cada vez hay más profesionales y empresas que compiten por los mismos nichos, provocando que haya menos "pastel" para cada uno.

Sin embargo, que el mercado esté saturado no tiene por qué ser malo. Porque, para ser sinceros, el mercado está saturadísimo de profesionales y empresas "grises" o muy desconocidos que tienen una influencia muy pequeña.

¿Cuál es la solución para no ser un profesional "gris"? ¿Cómo se puede pasar de no ser conocido por nadie a recibir clientes a diario en tu bandeja de correo y teléfono móvil? Con el branding personal.

Y ahora mismo te voy a explicar por qué.

branding_personal

¿Qué es eso del branding personal?

Antes de nada, una pequeña definición para aquellos que no conozcan este concepto:

"El branding personal es el proceso de hacer que el resto te identifique con unos valores diferentes y únicos con respecto a tu competencia"

En definitiva, el branding personal es convertir a una persona en una marca reconocible. Es dejar de ser uno más en el montón y ser una opción preferente.

Ahora que ya tenemos claro el concepto, sigamos.

El beneficio principal del branding personal

Imagina que vas mañana a comprar a un supermercado y que hay 10 tipos de cereales distintos. Si no te importa demasiado la calidad, cogerás el más barato. Si quieres algo en condiciones, lo más probable es que empieces a debatir entre el resto.

¿Y cómo decides cuál comprar? Pues en base al conocimiento que tengas de las marcas o de las personas que te la hayan recomendado. Si tu amigo utiliza cierta marca y te la ha recomendado, has leído de ella en Internet y además incluso buscas por Internet en el móvil sobre ella y ves buenas referencias por todas partes... el trabajo está hecho.

Si sustituyes los cereales por un nicho y las marcas por personas o empresas no hay ninguna diferencia. Siempre utilizo este ejemplo porque es brutalmente gráfico y todos lo entienden en 5 segundos.

El branding personal hace que tu nombre no sea gris. Hace que brille y que cuando en la cabeza de tu buyer persona resuene tu palabra clave sea tu nombre el que aparezca. Podríamos decir que el branding personal es el SEO de las personas.

Cuando haces SEO posicionas tu web para una keyword. Cuando haces branding personal te posicionas a ti mismo con respecto a una profesión, solo que en vez de hacerlo en Google (que también es importante) lo haces en el cerebro del resto de personas.

Por ejemplo, tengo muchos conocidos que cuando escuchan "copywriting" piensan en mí automáticamente. Eso es gracias a que he hecho un trabajo, al menos, decente de branding personal. Y eso es lo que tú debes conseguir.

El freelance que triunfa es el que se diferencia

¿Sabes la cantidad de freelances que hay luchando por el factor precio? Cientos. Si tú crees que tus precios son baratos, vendrá otro y hará lo mismo que tú por la mitad de dinero. Y así sucesivamente.

Posicionarse por precio es, salvo que tengas un inmenso volumen de mercado, un suicidio.

Por lo tanto, tienes que posicionarte por calidad si quieres triunfar. ¿Y cuál es la herramienta para hacerlo? Está claro: el branding personal.

Para ilustrarlo siempre uso un ejemplo muy simple. Imaginad que hay dos profesionales que crean el mismo servicio, pero uno es un blogger gris y desconocido y otro tiene un blog con recorrido, opiniones por Internet y una base de seguidores habitual.

¿Cuál creéis que venderá más? ¿Y cuál venderá a mejor precio? Aunque los dos hicieran un servicio 100% similar, el segundo siempre tendría más trabajo. Y encima podría cobrarlo, sin estar exagerando, al doble o el triple de precio. Este es el poder del branding personal.

¿Sigues queriendo ser un greylance?

Los greylance son los freelance que no saben diferenciarse o que no quieren gastar tiempo en hacerlo. Si quieres dejar de serlo, solo tienes que "abandonar el lado oscuro" y seguir la senda del branding personal.

Eso sí, esta senda no es para todos. Si tu producto o servicio es malo, por mucho branding personal que hagas se acaba cayendo por su propio peso. El humo acaba por disiparse y la verdad en Internet se descubre muy rápido.

Por otro lado, si tu producto o servicio es bueno, el branding personal va a hacer que se difunda y venda 10 veces más rápido y a un precio muchísimo mayor. ¿No está mal no?

¡A dejar de ser greylances!

introduccion al email marketing

 

También te pueden interesar...

Creación de contenido y atracción de tráfico en el sector educativo
Búsquedas sin click: la nueva tendencia en Google
Creación de contenidos especializados para estrategias de inbound marketing

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos