<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=81693&amp;fmt=gif">
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing

Historia de los motores de búsqueda (III)

En nuestros dos posts anteriores, hemos hecho un pequeño recorrido a través de los cambios que han sufrido los buscadores desde los años noventa —época en la que vieron la luz— hasta el 2010. Durante estas dos década, hemos constatado cómo han ido modificando sus criterios a la hora de ofrecer sus resultados de búsqueda, y cómo la irrupción de Google reinventó los métodos empleados hasta la fecha.

Hoy, en el último artículo de esta serie, nos centraremos en la situación actual de estos motores, prestando una especial atención del impacto de la comunicación 2.0 en este complejo y volátil escenario. 

En este sentido, no hay que olvidar que la década anterior fue testigo de un fenómeno destinado a cambiar Internet para siempre, y que daría un giro de 360º a la manera de relacionarse a través de Internet: el nacimiento de las redes sociales. Este tipo de plataformas, que tenían como punta de lanza firmas como Facebook, Twitter o LinkedIn, sentaron las bases de nuevas formas de interacción por parte de los usuarios, que vieron en ellas una ventana abierta para publicar, compartir y comentar todo tipo de contenidos de forma ágil e inmediata.

No obstante, las redes sociales —quizás la manifestación más visible de la revolución 2.0— no sólo revolucionaron la manera de interactuar online, sino que obligaron a los principales buscadores a tenerlas muy en cuenta.

Con este telón de fondo, no es de extrañar la notable evolución que han experimentado los motores de búsqueda desde el 2010, momento en el que las redes sociales estaban en plena efervescencia. Precisamente, su principal novedad tuvo que ver con la Web 2.0, ya que entraría en juego un nuevo criterio a la hora de valorar la importancia de los contenidos: la personalización.

Nuestros gustos como referente

Esta circunstancia no es de extrañar, si tenemos en cuenta el momento actual: un contexto en el que aparece un gran número de plataformas 2.0 —como SlideShare, YouTube, Flickr, Pinterest o Twitter— que funcionan como buscadores por sí solas, ya que dan cabida a un gran volumen de contenidos. Y para muestra, un botón: ya en el 2008, YouTube aventajó a Yahoo! en el número de búsquedas, convirtiéndose así en el segundo motor más utilizado del mundo, tan sólo superado por el todopoderoso Google.

Ahora bien: ¿de dónde viene la importancia de la personalización de los resultados de búsqueda? Para responder a esta pregunta, sólo hace falta prestar atención a los últimos criterios adoptados por Google para determinar si un contenido es relevante o no. A continuación, se indican tres de los más significativos:

  • Dónde estamos ubicados (lo que se conoce como geolocalización).
  • Quiénes son nuestros amigos.
  • Nuestro historial de búsqueda. Cuando navegamos por Internet dentro de nuestro perfil de Google, éste va recopilando un listado cronológico de navegación, almacenando así una información que le permite conocer nuestros gustos y, por lo tanto, adecuar los resultados de nuestras búsquedas a nuestras preferencias.

Entre otras cosas, estos nuevos parámetros hacen que desaparezca el concepto de primera posición en las búsquedas. Actualmente, ninguna web puede presumir de ser el primer resultado que ofrece Google, como ocurría antes: ahora se habla de posiciones medias, ya que varias personas pueden estar haciendo la misma búsqueda en la misma sala y obtener resultados diferentes. ¿El motivo? El simple hecho de tener una personalidad y unos gustos distintos, que se reflejan en nuestro historial de navegación.

Como era de esperar, el abanico de posibilidades que despliega este nuevo criterio de búsqueda pronto se trasladaría al mundo del marketing online.

El futuro de los motores de búsqueda: algunas predicciones

Teniendo en cuenta la velocidad a la que evolucionan los buscadores online, intentar hacer cábalas se convierte en poco más que un deporte de riesgo. ¿Cómo atreverse a hablar de la Red a dos años vista, cuando ni los propios gigantes del sector son capaces de prever cuáles serán sus resultados económicos a un mes vista?

En cualquier caso, si se toma como referencia el contexto actual —dominado claramente por Google, con una cuota de mercado del 82%—, resulta lógico pensar que Google, para entendernos, será cada vez más inteligente. Con esto, lo que pretendemos decir es que cada vez tendrá una mayor capacidad a la hora de detectar aquellas prácticas que desvirtúan sus resultados de búsqueda. Las compañías que han llevado a cabo técnicas fraudulentas —al menos a los ojos de Google— se han visto muy penalizadas en los resultados de búsqueda que arroja el coloso californiano.

SEO para empresas: aplica el SEO en tu estrategia de marketing online

¿Cómo lograr un buen posicionamiento en buscadores?

Este escenario, en el que Google sigue imponiendo su ley, a las empresas sólo les quedan dos alternativas para tratar de colocar sus webs en lo más alto de los resultados de búsqueda: ser relevantes por sí mismas o bien demostrar que son expertas en una temática determinada.

Ahora bien, ¿de qué forma pueden hacer saber a Google que son especialistas en determinadas cuestiones? Sin duda, la vía más eficaz es volcarse en la creación de contenidos de calidad sobre ciertos ámbitos. De hecho, una empresa que se dedica a ofrecer información de interés y comparte su conocimiento, se convierte a medio plazo en un referente en la materia.

Todo ello gracias a la colaboración inestimable de los usuarios, quienes se inscriben en sus blogs y comparten sus contenidos si consideran que son lo suficientemente atractivos. Y como no podía ser de otro modo, ahí está Google para procesar toda esta actividad y tenerla en cuenta a la hora de valorar la relevancia de una web determinada.

Por lo tanto, si Google conserva su hegemonía, y si no se produce un cambio tecnológico o en su manera de hacer, aquellos que tendrán más visibilidad en los motores de búsqueda quienes estarán siempre en las primeras posiciones serán los bloggers y los expertos en una temática. En este sentido, no siempre se habla de profesionales en la materia, sino de gente anónima que escribe sobre un tema que le apasiona.

Sin ir más lejos, el marketing de contenidos —basado en ofrecer informaciones útiles que respondan a las necesidades de los usuarios— está en manos de bloggers con un alto grado de especialización.

Por último, en ámbitos en los que el nivel de know-how es muy elevado, las empresas se verán en la obligación de contratar los servicios de verdaderos expertos si no quieren quedarse descolgados en los resultados de búsqueda, a pesar del gran desembolso económico que esto comporta.

Sólo el tiempo dirá si este escenario será flor de un día o si, por el contrario, no tiene ninguna intención de marcharse.

By Pau Valdés

New Call-to-Action

También te pueden interesar...

¿Qué es el marketing de guerrilla? Ventajas, tipos y ejemplos reales
Core Web Vitals de Google: qué son y cómo mejorarlas para el SEO
Marketing digital en Instagram: 7 beneficios de incorporarlo a tu estrategia

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos