<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo crear tus primeras campañas para un producto

Si estás a punto de empezar de diseñar las primeras campañas de inbound marketing para un determinado producto o servicio, debes recordar que se trata de un proceso muy minucioso. Para que puedas llevarlo a cabo con éxito, debes de tener muy en cuenta las conclusiones extraídas en las reuniones preparatorias del proyecto, y que efectan a los siguientes ámbitos:

  • Objetivos del proyecto de inbound marketing. Las acciones se planificarán con arreglo a estos propósitos. 
  • Buyer persona. Hay que tener siempre en cuenta las características del buyer persona, entendido como una descripción detallada de nuestro cliente ideal que nos permite formarnos una imagen mental del mismo. Además, no olvides que el centro de la campaña debe ser la persona y sus necesidades o puntos de dolor.

Por lo tanto, las preguntas deben girar en torno a qué contenidos necesitará encontrar una persona para resolver sus problemas. Por lo tanto el objetivo consiste en identificar temáticas de su interés y descubrir en qué formato sería más fácil para el cliente objetivo consumir este contenido. El formato debe adaptarse al buyer persona y no al revés. De hecho, cada perfil tiene unos hábitos de información distintos; por eso, un contenido que algunos usuarios prefieren consumir como webinar, porque están acostumbrados a esta tecnología y les resulta cómoda, deberá presentarse como videotutorial, artículo de blog, e-book o infografía en otros casos, en función de las preferencias de los usuarios a los que nos dirigimos.

campaña

 

Otra decisión importante consiste en seleccionar adecuadamente los canales en los que se publicarán los contenidos. Consultando la ficha del buyer persona, se obtienen indicaciones muy precisas, dado que en ellas se describe qué redes sociales utiliza y qué nivel de uso de la tecnología tiene. Este aspecto es clave para conseguir la máxima eficacia de las campañas. En este sentido, conviene centrar los esfuerzos y la inversión en aquellos lugares en los que la empresa puede encontrar a su buyer persona, con el fin de obtener la máxima rentabilidad de las acciones que pone en marcha.

Por último, habría que añadir una lista de palabras que permitan vertebrar los contenidos, y que se corresponderá con aquellas palabras o conceptos que cada perfil de buyer persona analizado buscaría para encontrar los contenidos creados por la empresa.

Un despliegue progresivo

El proyecto de inbound marketing se implementa paulatinamente. Normalmente, se comienza trabajando con el buyer persona prioritario. Cuando el proyecto alcanza un recorrido y se obtienen los primeros resultados (dos o tres meses después), se pueden realizar las correcciones adecuadas y lanzar campañas dirigidas a un nuevo buyer persona. De esta forma, se consigue prestar atención a todos los buyer persona que más interesan a la empresa.

Del mismo modo, las pruebas pilotos que se efectúan desde el departamento de marketing permiten evaluar si las personas que son captadas a través de las campañas en curso se corresponden con el perfil buscado. Es decir: si se está captando a la gente que le interesa a la compañía

En cualquier caso, debes tener presente que este análisis dez la captación de los primeros contactos se realiza a través de formularios

 

 

Los formularios en el inbound marketing

Como parte de la puesta en marcha de las primeras campañas, una de las tareas que hay que realizar es la creación de páginas de aterrizaje o landing pages. Se trata de páginas a las que llega el buyer persona desde otro lugar (un enlace en una red social, un anuncio promocionado…) y en las que se le ofrecen los contenidos. Una vez allí, el usuario podrá descargarse esta información de valor tras rellenar un formulario, en el que debe indicar algunos datos personales.

Dentro del proceso de definición de buyer persona, estos formularios son también una pieza importante, ya que son un valioso instrumento para deducir cuáles son las características de las personas que se descargan el contenido. Los datos proporcionados en el formulario permite hacer la comparación entre el buyer persona definido y el usuario real captado, estableciendo así nuestro nivel de acierto.

Del mismo modo, la información que se recoge en los formularios será utilizada por el departamento comercial para decidir si el contacto es cualificado (sales qualified lead), es decir, si es apto para la venta. Por último, también servirá para realizar una matriz de scoring, entendido como la metodología que clasifica a los contactos de una base de datos en relación a una puntuación. A cada contacto se le asignan puntos establecidos en función de unos criterios o reglas de negocio que están directamente relacionados con el buyer persona definido, tanto en el ámbito sociodemográfico como en el de comportamiento.

Por ejemplo, si el buyer persona es un hombre de mediana edad que trabaja como director financiero, los contactos que hayan cumplimentado el formulario y que poseen estas tres cualidades tendrán más puntuación que aquellos que no las reúnan todas. El resultado será una base de datos de la que se puede extraer fácilmente cuáles son los mejores contactos y cuáles no están aún listos para comprar los productos o servicios de la empresa.

Por este motivo, a la hora de crear un formulario de una página de aterrizaje, es importante tener en cuenta qué características del buyer persona se pueden y se deben convertir en un campo de este cupón. Hay preguntas a las que las personas están muy acostumbradas a responder, como puede ser el correo electrónico o el cargo que ocupan en una empresa. Sin embargo, muchas veces los usuarios no se descargan un contenido si para ello deben proporcionar su número de teléfono. Esto obliga al responsable de la campaña a escoger, de todos los datos que le gustaría obtener, cuáles son los más importantes (o los que puede obtener con cierta facilidad).

Asimismo, habrá que ir graduando progresivamente la información que les pedirá a los contactos a lo largo del proceso de compra. Por ejemplo, la descarga de un contenido inicial implica la generación de un contacto básico, de manera que se solicita solamente el nombre, el apellido y el correo electrónico. Es posible suponer que la mayoría de las personas aceptaría rellenar un formulario de este tipo. Si por el contrario lo que se ofrece es una llamada para resolver dudas antes de adquirir el producto, es normal y necesario que se solicite un número de teléfono. No obstante, también se puede aprovechar la ocasión para recoger alguna otra información que permita personalizar más la llamada y enfocar más el producto a las necesidades concretas de ese usuario.

En definitiva, es importante tener en cuenta que la información que se pide debe ser proporcional al contenido que se ofrece a cambio. Quizá hay datos sociodemográficos que no podrán estar en los formularios, por lo que habrá que renunciar a ellos en estas fases más automatizadas. Finalmente, serán los comerciales los encargados de completarlos posteriormente a través de la llamada telefónica.

  

New Call-to-Action

También te pueden interesar...

Marketing financiero: ¿cómo puede ayudarte a generar clientes?
Cómo crecer en Instagram: 21 consejos para lograrlo
Marketing offline: ¿cómo combinarlo con el online para captar registros?

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos