<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=244227003061217&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Consejos para trabajar con keywords

Antes de iniciar cualquier estrategia de optimización de una web en buscadores o SEO, no basta con fijar unos objetivos y definir al buyer persona (entendido como una representación semificticia del cliente ideal, aunque basada en datos y estadísticas reales). Además de estos dos aspectos fundamentales, también hay que elegir las palabras clave o keywords. De hecho, no se puede entender el proceso de optimización sin estos conceptos.

Para dar una definición sobre los mismos, podría decirse que las palabras claves —que pueden ser un sólo término o más de uno— son las consultas que los buyers persona introducen en los buscadores de Internet para encontrar una solución a sus dudas o problemas. Las keywords en cuestión sirven de base para las acciones de SEO, ya que son introducidas en muchos de los elementos de la web que se desea optimizar: el título, la URL, la metadescripción, etc. En concreto, esta técnica recibe el nombre de SEO onpage.

Esta estrategia incrementa la relevancia de la web, ya que ayuda a los buscadores a detectar que la página trata sobre el tema reflejado en las keywords y, por lo tanto, multiplica las opciones de que éstos la muestren en las primeras posiciones de sus resultados.

SEO para empresas: aplica el SEO en tu estrategia de marketing online

En cuanto al tipo de palabras clave que se utilizan, son las denominadas long tail. Veremos mejor en qué consisten mediante un caso concreto: por ejemplo, aunque es muy habitual introducir la palabra zapatillas en Google, no deja de ser una keyword muy genérica. Por lo tanto, generará mucha competencia, ya que hay un gran número de sites que la contienen. Para evitar esta situación, se puede recurrir a la fórmula “zapatillas Nike de hombre para correr”, con lo que se consigue una familia de palabras compuestas más descriptivas. Al ser más específicas, aparecerán en menos búsquedas, pero también tendrán menos competencia, consiguiendo así que la web aparezca mejor posicionada en los resultados ofrecidos por Google.

Además, el hecho de aparecer en los primeros lugares comporta otra ventaja añadida: el tráfico que se genere en la web (es decir, las visitas) será más susceptible a generar cupones de captación o leads, ya que será más cualificado (en otras palabras, estará más predispuesto a adquirir aquel producto para el que tanto ha afinado su búsqueda en Internet).

Cómo elegir las palabras clave más adecuadas

Una vez analizado el concepto de keywords, conviene prestar atención a los pasos que hay que seguir para escogerlas. A continuación, se resumen los más importantes.

  • Definir a los buyers persona y la estrategia que se adoptará para resolver sus necesidades y preocupaciones. Para ello, es importante saber qué buscan en Internet y cómo se les puede dar una solución para sus problemas, incrementado así las posibilidades de que lleguen a la web en cuestión y se conviertan en nuevos clientes.
     
  • Identificar palabras clave long tail, adaptadas al método que sigue el buyer persona para encontrar soluciones. Como se ha indicado antes, se tratará de palabras más concretas, con un menor volumen de búsqueda pero más descriptivas, lo que contribuirá a atraer un tráfico más cualificado. En este sentido, el mejor posicionamiento SEO se obtiene mediante una combinación estratégica de palabras que generen poca competencia.
     
  • Tras elegir las palabras clave, conviene publicar un gran volumen de contenidos creados en torno a las keywords que se han definido.
Consejos para trabajar con keywords

Por último, hay que considerar dos aspectos a la hora de escoger estas palabras. Son los siguientes:

  • El número de búsquedas mensuales, donde se refleja la demanda de la keyword y, por lo tanto, el volumen de tráfico que podría llegar a atraer. Como se ha indicado anteriormente, no hay que olvidar las las palabras clave long tail generan un menor volumen de búsquedas, aunque éstas son también mucho más específicas.
     
  • Definir la dificultad, entendida como el grado de competencia que tiene una palabra clave. Dicho de otro modo, se trata de calcular el número aproximado de páginas web preparadas para ser indexadas con esta keyword. Cuanta mayor sea la dificultad, mayor será el trabajo que habrá que desempeñar para que el site correspondiente se sitúa entre los primeros resultados de búsqueda. De ahí que sea recomendable recurrir a las palabras long tail: dado que la competencia que motivan es menor, el esfuerzo que habrá que hacer para posicionar bien la web también será más moderado.

By Oriol Bel Marata and by Aniol Quer

 

¿Quieres más información?

New Call-to-Action

 

Además, aprende los secretos del Inbound Marketing y las técnicas que se usan, como por ejemplo, el SEO. 

Y no olvides que a continuación puedes compartir tus opiniones y comentarios!

 

También te pueden interesar...

Análisis de palabras clave: ¿qué hacer ante una caída de posiciones?
Voice search: los buscadores del futuro ya están aquí
¿Cómo generar contenido optimizado para tu estrategia de posicionamiento SEO?

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Suscríbete al Blog
Suscríbete por email y recibe además un pack de bienvenida con nuestros 5 mejores artículos