<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1500086133623123&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
logo de inboundcycle

Agencia de Inbound Marketing

Blog de Inbound Marketing

Técnicas y recursos para ayudarte a generar oportunidades comerciales y branding basados en las experiencias de todo un equipo de profesionales del marketing digital.


9 tips de SEO On Page para ser el 1º en Google

por Berta Hernandez  |  18/12/2014

Atracción de Tráfico

Con una cuota de mercado de más del 90% en la inmensa mayoría de los países occidentales, Google es el referente indiscutible de los buscadores en Internet. De ahí la importancia de aparecer entre los primeros resultados que ofrece cuando alguien lo utiliza para obtener información sobre tu sector.

Y para ello, hay un aspecto que resulta irrenunciable: trabajar a conciencia el SEO on page. Por descontado, cuidar al máximo tu posicionamiento en los motores de búsqueda pasa por conseguir una web que resulte más agradable a ojos de los usuarios, y por una dedicación constante que, no obstante, acaba dando sus frutos.

A la hora de afrontar esta tarea, cabe distinguir dos tipos de SEO: el SEO off page, que es aquel que implica acciones ajenas a tu página —por ejemplo, conseguir enlaces desde otros blogs, en comentarios de noticias o en redes sociales que apunten a tu site—, y el ya citado SEO on page, que se lleva a cabo en la propia web, y del que hablaremos a continuación.

seo_on_page_para_ser_el_primero_en_google

La importancia del contenido en el SEO On Page

Imaginamos que estarás aburrido/a de escuchar aquello de que “el contenido es el rey”. De todos modos, esta afirmación no deja de ser cierta, por lo que no queda otro remedio que mimar este aspecto en todo momento. Para que te resulte más sencillo, aquí te dejamos unos pequeños consejos para que generar contenidos que resulten mucho más amigables para Google.

1) Utiliza palabras clave. Elige bien las keywords que aparecerán en tu web. Para ello, antes debes analizar el número de búsquedas en Internet que tiene cada palabra. La razón es muy simple: si escogemos términos que los usuarios no introducen en Google, esto no nos proporcionará tráfico orgánico (es decir, aquel que tiene como origen los buscadores online). Por eso, hay que decantarse por keywords que tengan un  buen volumen de búsquedas mensuales en el ámbito geográfico que nos interese. Para ver esta información, puedes usar Google Keyword Planner (haz clic aquí para leer un tutorial sobre cómo usarlo).

Ahora bien, tras seleccionar tus keywords, también deberás posicionarlas. Esta acción estará muy condicionada por la madurez del sector en que nos movemos, así como por el grado de expertise en SEO on y off page de tus competidores.

Un buen sistema para contrarrestar este último aspecto pasa por trabajar las palabras clave longtail, consistentes en combinaciones largas de tres o cuatro términos. Éstas suelen registrar menos búsquedas, lo que implica una menor competencia. Además, el longtail también permite segmentar el tráfico desde el inicio, ya que con él podemos conocer mejor el perfil de tus usuarios.

Por último, te recomendamos tener en cuenta tres aspectos a la hora de posicionar las palabras clave escogidas en tu site.

  • Controla su ubicación en la web. Hay que tener en cuenta que, a pesar de que Google está evolucionando hacia un tipo de búsqueda inteligente o semántica (sobre todo desde su actualización del algoritmo Hummingbird), todavía no ha alcanzado esta meta. Por eso, te aconsejamos que, hasta nuevo aviso, estas keywords sigan apareciendo preferentemente en el título de la página y en los titulares marcados con las etiquetas h1 y h2 de HTML, lo que incrementará su eficacia.
  • Aunque no deja de ser importante que las palabras clave se repitan varias veces a lo largo del texto, hay otro factor aún más importante: la calidad del contenido. En efecto, Google premia los contenidos completos (holísticos) y relevantes, lo que se consigue redactando el texto pensando en el usuario, y no tanto en la introducción de keywords hasta la saciedad. Esta última práctica puede llegar a ser contraproducente, ya que Google podría considerar que estamos sobreoptimizando el contenido y, por consiguiente, penalizar tu sitio web en los resultados de búsqueda. Asimismo, no basta con introducir una keyword, sino que también hay que emplear otras palabras claves relacionadas, lo que es visto por el gigante californiano como una muestra de calidad y coherencia. Por ejemplo, al hablar de community management, es deseable hacer referencia a términos afines, como redes sociales, Facebook, Twitter o engagement, entre otras.
  • Recurre a herramientas que faciliten tu labor. Si trabajas con WordPress, te sugerimos emplear plugins como SEO by Yoast y All in One SEO Pack.

2) Apuesta por artículos más largos. Dado que Google concede cada vez más protagonismo en sus resultados de búsqueda a aquellos artículos que aportan valor, es importante redactar posts extensos (de más de 900 palabras) en los que trates una temática en profundidad. Además, una longitud mayor también incrementa el tiempo que los usuarios dedican a su lectura, lo que se traduce en una mayor permanencia en tu web. Esto es del agrado de Google, ya que le sirve para interpretar que tu site es relevante.

3) Añade contenido visual. Si agregas fotos y vídeos, los internautas pasarán más tiempo en tu web, algo que, además de ser visto con buenos ojos por Google, también incrementa las posibilidades de que hagan clic en un enlace y naveguen por otras páginas del site. En este sentido, según el último informe de Searchmetrics, las URL mejor posicionadas tienen más texto y más contenidos visuales que en el 2012 y 2013.

4) Echa mano del internal linking. La inclusión de enlaces a otras páginas de la web obedece a la voluntad de hacer que el usuario se quede más tiempo en tu site, evitar el rebote (es decir, que abandone el web justo después de entrar, sin haber navegado) y así posicionar mejor tus artículos en Google. Y eso no es todo: de este modo, la autoridad o relevancia del sitio web se reparte entre las diferentes páginas que lo componen. El internal linking debe resultar amigable para el usuario —es decir, que responda a  las expectativas de quien hace clic sobre los enlaces. Por eso, es indispensable que la web de destino sea relevante. 

Si quieres saber más sobre internal linking, puedes consultar el siguiente post de Dean Romero.

¿Qué aspectos técnicos hay que cuidar?

mejorar_click_through_rate

El último informe de Searchmetrics es tajante al respecto: aunque tu contenido se excelente, éste no te proporcionará los resultados esperados si tu página no gusta a los internautas. Una conclusión que explica por qué es tan importante contar con una sólida estructura web. Para que lo consigas, aquí te traemos otros cinco consejos:

5) Mejora el click-through rate (CTR), es decir, el porcentaje de personas que buscan una palabra en Google y que hacen clic sobre el enlace a tu web. Sin duda, la clave para incrementar esta dato pasa por cuidar al máximo el texto o copy de tus artículos. Para conocer el CTR, puedes utilizar la herramienta Webmaster Tools, de Google, que permite ver cuántas impresiones (es decir, cuántas veces ha mostrado el buscador el enlace a tu página) y qué porcentaje de clics ha recibido. Hay que revisar esta estadística con regularidad e ir mejorando aquellos artículos que obtienen peores resultados.

6) Reduce el tiempo de carga. Es conveniente usar un plugin que se ocupe de mantener una velocidad de carga óptima, para evitar así que los usuarios se cansen de esperar a que tu site se abra y pulsen sobre el botón de retroceso. Tres buenas herramientas para lograrlo son WP Super Cache, Smush.it y WP-Optimize.

7) Disminuye el bounce rate o tasa de rebote. Este concepto apunta a las personas que, tras hacer clic en el enlace que lleva a tu página, deciden abandonarla. Hay diversos elementos que inciden sobre este indicador, como el tiempo de carga o la calidad del contenido. Por muy atrayente que sea el título del enlace, si el contenido de la página no se corresponde con el mismo, el visitante no seguirá navegando. Una manera de combatir este problema es recurrir, como hemos visto anteriormente, al contenido visual y a textos más bien largos, y emplear el internal linking para que el internauta navegue por tu web. Es fundamental reducir el bounce rate, ya que se trata de un indicador que permite a Google saber qué siente el usuario respecto al resultado de búsqueda que le ha proporcionado.

8) Ten un sitemap actualizado, y que contenga todas las URL de tu web. Esto le da a Google la posibilidad de indexarlas todas y, por lo tanto, que aparezcamos mejor posicionados en sus resultados de búsqueda. Los sitemaps también se pueden tener actualizados con plugins: uno de los más utilizados es Google XML Sitemaps, que también se ocupa de que Google reciba el sitemap correctamente.

9) Presta atención al archivo robots.txt. Mediante el mismo, indicamos a Google qué páginas queremos que sean mostradas y cuáles no. En otras palabras, permite que no se indexen aquellos contenidos que no queramos que aparezcan en los buscadores (por ejemplo, las páginas de navegación interna, los accesos a la intranet para los empleados y empleadas de la empresa, las páginas que implican mostrar contenido duplicado en los resultados de búsqueda, etc.).

Ya para acabar, te recordamos que todos los indicadores que hemos mencionado varían año tras año, por lo que es importante estar siempre al corriente de lo que ocurre en el complejo universo de Google. Por el momento, te aconsejamos consultar el último informe de Searchmetrics, en el que encontrarás las últimas tendencias del sector. 

seo cta post

Atracción de Tráfico

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!